Varias instituciones han planteado a las autoridades educativas incorporar la gorra al uniforme escolar para contrarrestar los efectos de la radiación solar en las zonas altas andinas de Bolivia.

A la campaña impulsada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Univesidad Mayor de San Andrés de La Paz, se sumó Microsoft Bolivia que donó 1.500 gorras protectoras para escolares en poblados altiplánicos, dijo el viernes el Laboratorio de Física de la Atmósfera, encargado de las mediciones de radiación ultravioleta (RUV), en un comunicado.

La previsión del índice de RUV para el mes de mayo es de 10 puntos para La Paz y el altiplano boliviano que están por encima de los 3.600 metros sobre el nivel mar, dijo en un comunicado el laboratorio.

Con un índice de 10 la exposición directa al sol no de debe ser de más de 15 minutos en la zona altiplánica, sobre todo entre las 10 de la mañana y las tres de la tarde, dijo la organización. Las alertas se dan sobre todo en este tiempo preinvernal, cuando el cielo permanece despejado.

El organismo alertó que la prolongada exposición al sol con mediciones consideradas altas podría causar enfermedades a la piel, aparición de melanomas e incluso cáncer de piel a largo plazo.

Durante el invierno del año pasado el índice de RUV llegó a 22, el doble de los valores normales. Habitualmente la medición se ubica entre 14 y 15 puntos, explicó Francesco Zaratti, director del laboratorio.

Zaratti dijo que la intensidad de la radiación solar no tiene que ver con el cambio climático.

"Creemos que no ha cambiado nada en la naturaleza que pueda alterar los valores promedio de la radiación ultravioleta cuyas fluctuaciones dependen más de la nubosidad, que tiene una tendencia caótica", dijo.

Sin embargo, el cambio de vida en jóvenes de las zonas altas que han dejado de usar gorras por una cuestión de moda, pone en riesgo la salud de las nuevas generaciones, dijo el laboratorio.