Los dos agentes de la Patrulla fronteriza que murieron cuando su camioneta fue embestida por un tren en el sur de Arizona trataban de interceptar a un grupo de presuntos traficantes de marihuana, informó el viernes esa agencia.

Los investigadores se han negado a especular sobre la causa posible del accidente. Sin embargo, los investigadores dijeron que la camioneta iba muy despacio, a cinco kilómetros por hora (tres mph), cuando la golpeó el tren que se desplazaba a alta velocidad.

Un portavoz de la oficina del alguacil del condado de Maricopa dijo que examinarán los restos de la camioneta para determinar si hubo problemas mecánicos.

El portavoz de la Patrulla Fronteriza, Kenneth Quillin, dijo que el accidente ocurrió el jueves por la mañana, cuando otro grupo de agentes a menos de kilómetro y medio (una milla) al sur de las vías del tren perseguía a seis indocumentados que llevaban fardos de marihuana en la espalda.

Los agentes Eduardo Rojas hijo y Héctor Clark intentaban interceptar a los traficantes cuando éstos se desplazaban hacia el norte.

La camioneta en la que se movilizaban los agentes fue arrollada en un cruce ferroviario en una zona agropecuaria rural cerca de la localidad de Gila Bend, unos 135 kilómetros (85 millas) al suroeste de Phoenix.

Los seis indocumentados fueron detenidos.

"Tenemos normalmente a individuos que siguen decididamente a un grupo, y luego a varios agentes asistentes que tratan de acorralarlo, de modo que aminore la velocidad y podamos atraparlo", dijo Quillin. "Es uno de los aspectos básicos en las operaciones de la Patrulla Fronteriza.