El presidente José Mujica aseguró el viernes que su canciller, Luis Almagro, actuó por iniciativa propia al enviar al Congreso un proyecto de ley para anular la amnistía a militares de la dictadura (1973-1985), lo que desató una pelea interna en la coalición oficialista del Frente Amplio.

En un reportaje con el diario oficialista La República, Mujica sostuvo que "lamentablemente la cancillería se nos escapó, y cuando quisimos acordar, se metió en el tema. Tenemos el mejor concepto del ministro Luis Almagro. Lo llamamos al orden pero no tenemos como criterio agarrárnosla con los que se pasan por trabajar".

La AP intentó sin éxito recoger una reacción de Almagro, quien no respondió los llamados.

Mujica fustigó también al Frente Amplio porque "nadie me preguntó nunca qué opinaba" sobre la anulación de la llamada Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado que amparó a militares involucrados en denuncias de violaciones a los derechos humanos. Sin embargo, apoyó el plebiscito de 2009 que se realizó en conjunto con las elecciones que lo llevaron a la presidencia. En ese plebiscito, así como en el realizado en 1989, la mayoría de los ciudadanos respaldó la ley de amnistía de 1986, contraparte de la sancionada en 1985 a los tupamaros y presos políticos.

"No vino nadie de la mesa política, del plenario, de un comité de base, no vino ningún diputado a preguntarme. Nadie me consultó. Cuando el pastel estaba cocinado, decidí decir lo que pensaba a los compañeros diputados que son los más representativos. Y les dije eso en una conversación reservada. No pasaron ni cinco minutos que ya estaba todo afuera. Salieron a vomitar todo afuera como cotorras", acusó Mujica.

Aludía a una reunión de la semana pasada en la que pidió a los 50 diputados oficialistas --sobre un total de 99-- que no votaran la anulación de la ley de amnistía porque implicaría desconocer los dos plebiscitos, lo que según especialistas es anticonstitucional.

El 12 de abril el Senado con el voto de 16 oficialistas en 31 miembros sancionó la anulación pero al costo de la renuncia a su banca del senador tupamaro Eleuterio Fernández Huidobro que consideró "un mamarracho" la iniciativa y del voto en contra del senador Jorge Saravia, que podría abandonar la coalición.

La Cámara de Diputados está convocada para el jueves próximo para votar la anulación.