El operador turístico TUI AG, participado por empresas españolas, redujo en su primer semestre fiscal (octubre 2010-marzo 2011) la pérdida neta hasta 303,6 millones de euros, un 29,7 % menos que en el mismo periodo del pasado ejercicio.

TUI informó hoy de que a esta mejora contribuyó la ganancia de su participación en la compañía de transporte marítimo por contenedores Hapag-Lloyd.

La crisis de Egipto y Túnez, tradicionales destinos vacacionales, le ha costado a TUI 38 millones de euros.

La situación en el norte de África llevó a TUI a cancelar todos los viajes a Egipto, Túnez y el Mar Rojo en febrero y a ofrecer más viajes a las Islas Canarias, Baleares y a Turquía.

La facturación del grupo subió en el primer semestre fiscal un 9 %, hasta 6.364,3 millones de euros.

La división turística redujo los números rojos operativos consolidados en el mismo periodo un 3,5 %, hasta 351,2 millones de euros.

Sin embargo, TUI aumentó la pérdida operativa ajustada (Ebita) en el segundo trimestre un 6 %, hasta 256 millones de euros por la crisis en el norte de África.

TUI reiteró sus pronósticos de beneficio para el conjunto de su actual año fiscal, pese a los efectos de las tensiones políticas en el norte de África, y prevé un beneficio Ebita consolidado algo por encima que el año anterior que fue de 590 millones de euros.