La firma española Telefónica anunció que espera comenzar sus operaciones en Costa Rica este año, tras firmar hoy un contrato de concesión por 15 años con el Gobierno, que le da luz verde para ser la primera empresa privada que ofrece servicios de telefonía móvil en el país.

El contrato fue firmado por la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, y representantes de la compañía española, que pagará 95 millones de dólares por su derecho a operar en el país en el marco de apertura del sector de telecomunicaciones.

El representante de Telefónica en Costa Rica, Jorge Abadía, declaró hoy en conferencia de prensa que la empresa espera comenzar sus operaciones este año en un país que ofrece oportunidades y que requiere inversión en el sector.

"El atractivo de Costa Rica está muy claro: tiene una penetración en servicio de telecomunicaciones muy por debajo de lo que le corresponde por su nivel de renta y por debajo de los países del entorno", afirmó Abadía.

Reiteró que Costa Rica tiene "un enorme potencial en el sector de las telecomunicaciones" y aseguró que la empresa "va a ser un dinamizador de ese crecimiento".

El representante de Telefónica dijo que por el momento prefiere no informar sobre los planes de inversión de la compañía, pero matizó que invertirá "lo necesario y más para que los costarricenses tengan servicios de última tecnología".

Datos oficiales indican que Costa Rica, país con 4,5 millones de habitantes, tiene una penetración de telefonía móvil del 75 % y se prevé elevarlo al 130 % con la entrada al mercado de operadores privados.

Desde hace unos tres años Costa Rica comenzó el proceso de apertura del mercado de las telecomunicaciones, que estaba en manos del monopolio estatal del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Chinchilla afirmó en un discurso que la apertura del mercado contribuirá a mejorar la economía del país, el acceso a las tecnologías y la creación de unos 3.500 empleos directos y 40.000 indirectos.

"Estamos verdaderamente ilusionados de dar este paso porque a través de él estaremos proporcionando la creación de un mercado de telecomunicaciones que logrará mover 1.000 millones de dólares anuales a partir de 2012 y retomar el dinamismo de la economía", expresó Chinchilla.

El contrato con Telefónica irá inmediatamente a la Contraloría General de la República para que lo refrende en un máximo de 35 días y luego vendrán otros trámites burocráticos, que según las proyecciones del Gobierno estarán concluidos el 27 de julio.

A partir de allí Telefónica podrá comenzar a operar en el país.

La otra empresa privada que ganó el derecho de operar en Costa Rica es la mexicana Claro, que pagará 75 millones de dólares por operar en el país, pero que aún no ha firmado el contrato de concesión con el Gobierno, paso que podría ocurrir en las próximas semanas.