El primer ministro británico, David Cameron, invitó hoy a los líderes de los rebeldes libios a establecer una oficina de representación oficial en Londres mientras continúan los combates contra el régimen de Muamar al Gadafi.

El jefe del Ejecutivo se reunió esta mañana en la capital británica con Mustafa Abdul Jalil, el presidente del Consejo Nacional Transitorio de Libia, según indicaron fuentes de Downing Street, oficina y despacho oficial del jefe del Ejecutivo.

Cameron informó de que se reforzará la presencia británica en la ciudad de Bengasi, bastión de los rebeldes.

"Estos pasos continúan nuestra clara intención de trabajar con el Consejo para asegurar que Libia tiene un futuro estable y seguro, libre de la tiranía del régimen de Gadafi", afirmó el primer ministro.

El político conservador señaló que, una vez más, le había "sorprendido" la valentía mostrada por los libios para hacer frente a un "tirano que continúa matando a inocentes".

Según subrayó Cameron, es "imposible" imaginar un futuro para Libia "con Gadafi en el poder".

"El Consejo representa el futuro de Libia tanto como Gadafi representa su pasado", apuntó el primer ministro, quien consideró también que el Consejo Nacional de Transición está cada vez mejor organizado y es más sólido al tiempo que el régimen de Gadafi pierde fuerza.

El Gobierno británico está ultimando sus preparativos para trasladar grandes cantidades de equipamiento a la policía de esa ciudad libia.

Jalil indicó que había venido al Reino Unido a agradecer a los británicos y a su Gobierno su "disciplina y apoyo moral" para respaldar a los rebeldes.