Keiko Fujimori subió a 40,6% en las preferencias de los votantes peruanos con miras a la segunda vuelta presidencial y amplió su ventaja sobre el ex militar de izquierda Ollanta Humala, que descendió a 37,9%, según un sondeo divulgado el jueves.

Las últimas encuestas han mostrado una tendencia al alza en la intención de voto por la hija del ex presidente Alberto Fujimori y un descenso de Humala. El domingo, un sondeo dio por primera vez a Fujimori como favorita para ganar la presidencia en el balotaje del 5 de junio.

La nueva encuesta, publicada por el diario Perú.21, fue realizada a nivel nacional por la consultora Datum e indica que Keiko subió en la última semana de 39,1% a 40,6%, mientras que Humala bajó de 40% a 37,9%.

Un 8% de los encuestados dijo que votará en blanco o viciará su voto y un 13,5% sostuvo que aún no sabe por quién votar.

El sondeo fue hecho sobre una muestra de 1.210 entrevistados y tiene un margen de error de 2,8%.

La encuestadora privada atribuyó el ascenso a Fujimori a la sensación de los peruanos de que un gobierno suyo significaría el mantenimiento de la democracia y del crecimiento económico del país.

En la encuesta de Datum, 45,3% de los entrevistados consideró que Fujimori garantizará el bienestar económico, mientras que 34,4% indicó que lo haría Humala.

Asimismo, 44,5% estimó que la congresista garantizará la democracia, en tanto que 34,8% se inclinó por Humala.

El principal escollo del candidato izquierdista es la percepción de la población de que es afín al presidente de Venezuela Hugo Chávez, a pesar de que él quiere ser percibido como más cercano al ex mandatario de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva.

Al ser consultados sobre a quién se parece más Humala, un 55,3% de los encuestados respondió que a Chávez y sólo un 10,4% dijo que a Lula.

Fujimori también genera resistencias en la población por su vinculación con el pasado de corrupción y de violaciones a los derechos humanos del gobierno de su padre, quien purga una condena de 25 años de cárcel por dos matanzas cometidas por un escuadrón de aniquilamiento del ejército.

Un 67,1% de encuestados dijo que cree que Fujimori liberará a su padre una vez que llegue al gobierno, pese a que ella afirma que no lo hará y un 52,1% consideró que la joven de 35 años permitirá que las mismas personas del entorno de su padre participen en su gestión.