Funcionarios del gobierno de Barack Obama recibirán el viernes en la Casa Blanca a representantes del grupo de oposición en Libia, mientras Estados Unidos sigue incrementando su ayuda a las fuerzas que combaten el régimen de Moamar Gadafi.

La Casa Blanca dijo que Mahmud Jibril, un representante del Consejo Nacional de Transición libio, se reunirá con altos funcionarios del gobierno, incluso el asesor de seguridad nacional Tom Donilon, además de miembros del Congreso. Una reunión con el presidente Obama no parece estar en el programa de la visita de Jibril y su delegación.

Estados Unidos todavía no ha decidido si reconocerá al Consejo como gobierno legítimo de Libia, pese a que ha estado aumentando su apoyo a la oposición en el último mes.

Obama autorizó asistencia no letal por 25 millones de dólares para los rebeldes. La primera partida de esa ayuda — 10.000 comidas de la reserva del Pentágono — llegó esta semana al bastión rebelde en la ciudad libia de Bengasi. Estados Unidos también suministró ayuda humanitaria por 53 millones de dólares.

Asimismo, el gobierno ha empezado a trabajar junto con el Congreso para liberar una parte de los 30.000 millones de dólares en bienes congelados del régimen de Gadafi en bancos estadounidenses para que puedan ser invertidos en ayudar al pueblo libio. El senador demócrata John Kerry, quien se reunió con Jibril esta semana, dijo el miércoles que preparaba una iniciativa de ley a pedido de la Casa Blanca para posibilitarlo.

Una invitación a la Casa Blanca podría ser un espaldarazo político para el Consejo. Jibril habló el jueves en la Brookings Institution, un grupo de estudio en Washington, y dijo que quería transmitir a las autoridades estadounidenses el sueño de su grupo de constituir una Libia democrática y solicitar mayor asistencia a Washington.

"El presidente Obama, en particular, ha reclamado el fin de la legitimidad del régimen", dijo Jibril. "Esto fue una gran inspiración para muchos libios confirmando que no están solos en su lucha contra la dictadura".