El número de estadounidenses que solicitan prestaciones por desempleo cayó la semana pasada en un monto que casi borró todo el fuerte aumento reportado la semana previa.

El Departamento del Trabajo informó que la cifra de trabajadores sin empleo que pidieron beneficios se redujo en 44.000 a un total desestacionalizado de 434.000. Se trató de la mayor caída semanal desde febrero de 2010.

La caída indica que el aumento de 47.000 reportado hace dos semanas obedeció principalmente a factores temporales.

El estado de Nueva York informó que las solicitudes aumentaron en más de 24.000 hace dos semanas, debido a que hubo más escuelas que tomaron recesos que las de costumbre. Eso condujo a un aumento temporal en los despidos.

Sin embargo, las solicitudes están muy por encima del nivel de 375.000, lo que generalmente es consecuente con un crecimiento sostenible del empleo. La cifra semanal de solicitudes de prestaciones alcanzó su punto máximo durante la recesión, que fue de 659.000.