El médico forense que realizó la autopsia al cuerpo del disidente Juan Wilfredo Soto, de cuyo deceso sus correligionarios responsabilizaron a las autoridades, rechazó una golpiza como causa de muerte y la atribuyó a un deterioro natural.

"La causa de fallecimiento fue una pancreatitis aguda, con focos hemorrágicos a nivel de cola y cuerpo pancreáticos", indicó el médico Ricardo Rodríguez en declaraciones publicadas el jueves por el diario oficial Granma.

También destacó el rotativo las patologías preexistentes de Soto, de 46 años, una cardiopatía dilatada, gota, diabetes mellitus y cifras altas de triglicéridos. Falleció el domingo en Santa Clara, donde residía y ubicada a unos 300 kilómetros de la capital.

Según Rodríguez, "en la necropsia no se apreciaron signos de violencia a nivel externo, interno, ni en los planos anterior o posterior. En cuanto al cráneo y cuello, eran normales, y el tórax presentaba pulmones típicos de un fumador, con un corazón aumentado de volumen".

Soto fue arrestado el jueves en un parque de esa localidad y disidentes dijeron posteriormente que fue golpeado por la policía por lo que consideraron su deceso como un "asesinato".

El médico forense descartó la versión de que una golpiza pudo ser el "detonante" de la pancreatitis, pues para que "el trauma" llegue al páncreas "tiene que ser visible".

Algunos disidentes solicitaron una "investigación" transparente de los hechos.

"Continuamos pidiendo una investigación transparente y hasta ahora el gobierno no parece haberla encaminado", dijo a la AP por su parte el opositor Elizardo Sánchez, de la no gubernamental Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional y para quien seguía habiendo dudas sobre los hechos.

Granma también publicó testimonios de familiares de Soto y vecinos que estaban en el parque el jueves y que rechazaron un ataque físico contra el disidente.

"Eso de que lo golpearon es una gran mentira. No tenía ninguna marca de golpeadura", dijo a Granma, Rosa Soto, hermana del disidente.

La sobrina Madelín Soto indicó que fue a verlo al hospital y no observo ninguna señal de violencia. "Si le hubieran dado tan solo un arañazo, de seguro él me lo hubiera dicho porque yo era de su entera confianza", agregó.

Medios de prensa extranjeros no pudieron contactar de manera directa a la familia.

Las autoridades cubanas desmintieron el lunes en un comunicado la versión de la golpiza y aseguraron que se trataba de una campaña difamatoria en su contra.

Según la nota gubernamental, Soto sí fue arrestado el jueves 5 de mayo en el parque pero se lo liberó horas después "sin incidencia alguna". El viernes se sintió mal y regresó al hospital donde murió el domingo.