Un acuerdo financiero entre la empresa china Hawtai Motor Group con la firma danesa Spyker Cars NV, fabricante de los autos Saab, tuvo que ser cancelado, ensombreciendo una vez más el futuro de la marca.

En un comunicado emitido el jueves, Spyker anunció que las partes "se vieron obligadas a cancelar el acuerdo" debido a que Hawtai no pudo obtener los permisos necesarios para participar como socio.

A principios de este mes, ambas compañías acordaron que Hawtai inyectaría 223 millones de dólares (150 millones de euros) en efectivo a la Saab a cambio de una participación del 29,9% en Spyker.

El dinero de Hawtai era una parte vital para los planes de Spyker en su esfuerzo por rescatar a Saab, que atraviesa por una escasez de liquidez, y que se ha visto obligada a suspender la producción en su planta de Trollhattan, Suecia, desde el 6 de abril.

Sin embargo, Spyker indicó que continuará trabajando para conseguir un financiamiento seguro para Saab y señaló que la cancelación del acuerdo significa "que podría entrar en una alianza estratégica con Hawtai o con otro socio chino para la fabricación, la tecnología y la distribución (de los autos Saab) en China".

Funcionarios de Hawtai no estuvieron disponibles de inmediato para hacer declaraciones.