El presidente Mauricio Funes dijo que espera lograr este año la aprobación de un impuesto a los grandes patrimonios para financiar un presupuesto extraordinario de 380 millones de dólares que su gobierno requiere en el área de seguridad para 2011 y 2012.

El mandatario salvadoreño explicó durante una entrevista concedida la noche del miércoles a AP que los países centroamericanos necesitan realizar esfuerzos fiscales parecidos para estar en condiciones de financiar una estrategia regional de seguridad, ya que probablemente la conferencia de donantes prevista para junio no arrojará los 900 millones de dólares necesarios para su implementación.

"Estoy convencido de que no podemos esperar de que ese dinero venga de la comunidad internacional", dijo el mandatario en su hotel tras pronunciar un discurso ante empresarios y académicos. "Veo con optimismo la reunión de cooperantes, pero insisto en que tenemos que hacer nuestra propia tarea. Nadie más va a poner más recursos si no somos los propios centroamericanos los que invertimos en nuestra propia seguridad".

Colombia impuso en 2007 un impuesto especial de 1,2% anual a entre 7.000 y 9.000 contribuyentes naturales y jurídicos cuyo patrimonio sea equivalente a 1,6 millones de dólares. Ya recaudaron unos 4.400 millones de dólares para el ministerio de la Defensa, y planea recabar otros 6.000 millones de dólares hasta 2014 con la extensión reciente ordenada por el presidente Juan Manuel Santos.

Funes señaló que es necesario revisar la alta inversión en seguridad privada que ocurre en la región, y puso a su país como ejemplo, donde el ejército cuenta con 19.000 efectivos y la policía con 22.000, mientras que las empresas privadas de seguridad gozan de 25.000 hombres.

"Se drenan recursos que podrían ser para el estado, para que sea el estado el que proporcione seguridad, no los privados que a veces no tienen controles adecuados", agregó el mandatario durante una breve visita a la capital estadounidense. "Esos recursos, que ya los incluyen los empresarios en sus gastos de operación, en lugar de dárselos a empresas de seguridad podrían dárselos al estado".

Los países que han expresado más interés en apoyar la estrategia de seguridad son España, Alemania, Canadá y Estados Unidos, cuyo presidente Barack Obama anunció en marzo al visitar El Salvador una contribución de 200 millones de dólares, que se suma a otros 100 millones solicitados al Congreso estadounidense para el ejercicio fiscal del 2012.

Funes dijo poseer información de inteligencia según la cual indica que el cartel mexicano "Los Zetas" ha entrado en territorio salvadoreño para iniciar contacto con las pandillas, lo cual es de "especial cuidado" porque "algunas pandillas compiten con carteles en la venta de la droga, ya no son contratados simplemente como sicarios".

Los Zetas y el cartel de Sinaloa son los dos grupos del narcotráfico mexicano predominantes en Centroamérica, una región que se mantiene como una importante ruta del trasiego de cocaína hacia Estados Unidos.

Esa presencia ha generado una violencia aguda, que ha convertido a América Central en una de las regiones sin conflicto armado con mayores tasas de homicidio.

Funes expresó su esperanza de, en los tres años de mandato que le restan, "bajar considerablemente" la tasa de homicidios en su país que actualmente alcanza un promedio de 11 diarios.

Aseguró que si bien algunos meses del año pasado el promedio descendió a hasta cinco asesinatos al día, actualmente "ha habido un repunte debido a la reacción de las pandillas" a la militarización y bloqueo electrónico de llamadas telefónicas desde cárceles, "desde donde se ordenaban el 90% de las extorsiones". El mandatario subrayó que un alto porcentaje de los asesinatos "responden a políticas de exterminio de las pandillas"

En el discurso que pronunció la víspera, Funes se mostró optimista sobre las posibilidades de que El Salvador logre un desarrollo estable con inclusión social y destacó que su gobierno ha creado una nueva forma de hacer política y tomar decisiones basada en el consenso, al convertirse en el primer presidente de izquierda tras cuatro gobiernos consecutivos de la derecha.

Funes recordó que durante la campaña electoral, algunos sectores asomaban temores de un descalabro institucional si ganaba el candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), un partido izquierdista que había sido guerrilla durante el conflicto armado que azotó a El Salvador hasta 1992.

"Nada de eso ocurrió. El Salvador no tiene crisis institucional, vamos saliendo de la crisis económica, hay un gobierno equilibrado y moderno. El extremismo ya no funciona para nuestros países", indicó.

______________

Luis Alonso Lugo está en twitter como @luisalonsolugo