El músico neoyorquino Moby presentó hoy en Nueva York su desconocida faceta de fotógrafo con la muestra "Destroyed", cuyas imágenes se reúnen también en un libro que saldrá a la venta la semana próxima junto a su nuevo álbum.

"He sido fotógrafo tanto tiempo como músico, durante 35 años, pero por alguna razón siempre he sido muy tímido con las fotos que hacía", explicó Moby a Efe antes de la inauguración de la exposición que recoge algunas de sus instantáneas, todas tomadas durante la última gira del reconocido compositor de música electrónica.

Precisamente es una de éstas imágenes, disparada en un aeropuerto, la que da título a tres proyectos íntimamente conectados: la exposición, el libro que recoge sus instantáneas y su nuevo disco, del mismo nombre y cuyo lanzamiento oficial es el próximo 16 de mayo.

"Las fotos y la música están relacionadas, porque en ambas hay un sentimiento de añoranza y de aislamiento", señaló Moby sobre el disco, que contiene las canciones que compuso durante la misma gira.

Los contrastes de la vida nómada del músico, que se mueve a menudo entre aeropuertos y hoteles vacíos y estadios llenos de gente, impregnan sus melodías y son a la vez los protagonistas absolutos de las fotografías de Moby, que se pueden ver en la galería neoyorquina Clic hasta el 26 de junio.

Entre ellas tiene un lugar preeminente la instantánea que conecta los tres proyectos, que muestra un inquietante pasillo blanco con el signo "Destroyed" (Destruido) iluminado en luces de led rojas.

Aunque podría estar sacada de una película de ciencia ficción o de un terrorífico hospital, Moby hizo la fotografía en el aeropuerto La Guardia, en Nueva York, y "Destroyed" no es más que la parte final de un mensaje habitual en los aeropuertos estadounidenses: "El equipaje que se deje desantendido será sujeto a inspección y más tarde destruido".

Moby, uno de los compositores estadounidense más prolíficos de música electrónica, habló con entusiasmo de esta desconocida faceta suya, y calificó la fotografía como "un medio muy emocionante que no tiene límites", aunque aseguró que espera "ser músico siempre".

"La música para mí es más para expresar lo que está en mi interior, mientras que con la fotografía muestro cómo veo el mundo a mi alrededor", puntualizó a Efe.

El músico, cuyo nombre real es Richard Melville y tomó su alias artístico de la novela "Moby Dick", escrita por su bisabuelo, comenzó a tomar fotografías a los diez años, cuando su tío le regaló una cámara Nikon F, con la que experimentó con diversos tipos de película que luego revelaba él mismo en un laboratorio casero.

Aunque más tarde se pasó a la inmediatez de la fotografía digital, cita entre sus fotógrafos favoritos a clásicos como André Kertész (1894-1985) y Dorothea Lange (1895-1965), y confiesa sentirse influido también por otros genios de la fotografía más reciente, como Hiroshi Fugimoto (1948).

A pesar de hablar con soltura sobre técnicas fotográficas y sobre sus autores predilectos, Moby se mostró modesto: "Aunque durante el último tour hice muchas fotografías, hubiera estado contento sin enseñarlas a nadie, pero mis amigos me animaron a ello", remarcó.

En la misma línea de aunar música e imagen, la página web de su nuevo álbum permite escuchar las 15 nuevas canciones, y muestra algunas de las instantáneas en un mapamundi, situadas en el lugar en el que fueron tomadas y con un pequeño comentario de Moby.

Además, el músico anima a sus seguidores a enviar sus propias fotos, y al igual que él, etiquetarlas con su localización y escribir algo sobre ellas, algo que ya han hecho fanáticos de Edmonton (Canadá), Santiago de Chile y Tokio, entre otros lugares del globo.