El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que en este momento es innecesario que Grecia reestructure su deuda, como descuentan actualmente los mercados.

El director del departamento de Europa del FMI, Antonio Borges, dijo hoy en rueda de prensa en Fráncfort "que Grecia tiene ahora un programa de ayuda del FMI y este programa está basado en su sostenibilidad".

"Mientras haya un programa es porque pensamos que es sostenible y no es necesario reestructurar", precisó Borges.

"En este momento creemos que Grecia debería moverse en la dirección adecuada para lograr una posición que es sostenible. En estas circunstancias no hay necesidad de reestructuración de la deuda", explicó Borges en la presentación de las perspectivas para Europa del FMI en la sede del Banco Central Europeo (BCE).

Al mismo tiempo, el director del departamento de Europa del FMI advirtió de que el organismo puede variar su posición dependiendo de cómo progrese el programa.

Borges añadió que el FMI revisa el programa de ayuda cada tres meses y que la última verificación se produjo en febrero y "entonces estuvimos seguros de que mucho estaba en marcha" y había mejoras.

Lo que ocurre ahora es otra investigación que arrojará conclusiones en junio.

Borges enfatizó que "es muy importante entender que se trata de programas a largo plazo, el programa griego es muy ambicioso, la corrección que requiere y el ajuste que implica es bastante sustancial".

El director del departamento de Europa del FMI agregó que el futuro del programa de ayuda depende del Gobierno griego y que si Grecia necesita más tiempo u otro programa de ayuda es algo que debe decidir el país.

El FMI estará disponible siempre que se produzcan las condiciones adecuadas.

Bruselas también sostiene que la reestructuración de la deuda puede tener consecuencias "devastadoras" para Grecia y provocar una contracción "sin precedentes" de la economía, bancarrotas bancarias y una "masiva restricción del crédito".