El ministro de Comercio chino, Chen Deming, prometió hoy llevar a un nuevo escalón el comercio con Argentina, que el año pasado alcanzó a 13.500 millones de dólares, pero manteniendo el nivel de las exportaciones de su país.

Chen se reunió hoy en Buenos Aires con el canciller argentino, Héctor Timerman, quien en una rueda de prensa destacó el creciente y "excelente nivel de las relaciones" bilaterales.

"China es el segundo socio comercial de Argentina, mientras que Argentina es el cuarto socio comercial de China en Latinoamérica y esperamos escalar a un nuevo peldaño en las relaciones económico-comerciales", dijo Chen.

El país asiático es el destino del 8 por ciento de las exportaciones totales de Argentina y origen del 14 por ciento de las compras de la nación suramericana.

De acuerdo a cifras oficiales, el año pasado, Argentina exportó a China por 5.858,6 millones de dólares, un 60 por ciento más que en 2009, mientras que las importaciones desde el gigante asiático ascendieron a 7.648,8 millones de dólares, con un salto interanual del 59 por ciento.

Estas cifras dejaron un saldo deficitario para Argentina por 1.790,1 millones de dólares.

"Hemos acordado la necesidad de trabajar en armonizar el comercio y que las exportaciones estén balanceadas entre productos primarios y con valor agregado", dijo Timerman.

"China está dispuesta, manteniendo sus exportaciones, a incrementar sus importaciones desde Argentina", dijo por su parte Chen, que tiene previsto entrevistarse en la tarde de hoy con la presidenta argentina, Cristina Fernández, tras lo cual prometió anunciar nuevos acuerdos en materia económica.

Las relaciones comerciales han registrado ciertos roces en los últimos dos años por las medidas "antidumping" (contra la competencia desleal) impuestas por Argentina a varios productos chinos tras el estallido de la crisis global.

Además, el año pasado China impuso trabas sanitarias al ingreso a su mercado de aceite de soja argentino, producto del que Argentina es el mayor exportador mundial.

Si bien China reabrió las importaciones de este producto a mediados del año pasado, el nivel de compras chinas está muy por debajo de los niveles históricos, lo que ha suscitado quejas por parte de exportadores argentinos.

En este sentido, Chen indicó que la "calidad y seguridad" del aceite de soja argentino "está mejorando mucho", "lo que hace que los importadores chinos demuestren sus intereses de comprar ese producto".

Precisó que entre los 80 empresarios chinos que en la tarde de hoy participarán de una ronda de negocios con representantes de compañías argentinas hay también importadores de aceite de soja.

Recordó, además, que en julio de 2010, cuando Cristina Fernández visitó Pekín, se estableció un mecanismo para la resolución de discrepancias comerciales y precisó que desde entonces se han hecho "seis consultas amistosas, llegando a solucionar algunos temas de fricciones comerciales".

"Estoy muy contento de observar que Argentina está disminuyendo las medidas de restricciones a productos chinos. Esperamos que esta tendencia se mantenga en el futuro", señaló el ministro chino.

En el marco de este encuentro, la Cancillería argentina y la Agencia de Promoción de Inversiones de China firmaron un memorando de entendimiento de cooperación para la promoción de las inversiones.

Este documento complementa a otro firmado en julio pasado por el que se acordó diversificar el comercio bilateral en forma armónica y equilibrada pero poniendo énfasis en el incremento de la corriente de inversiones.

Según Buenos Aires, el momento actual es "sumamente propicio" para impulsar las inversiones productivas de China, país que en los últimos dos años ha realizado anuncios de inversión en Argentina por 14.000 millones de dólares en áreas como petróleo y gas natural, productos químicos, minería y fabricación de electrodomésticos, entre otros.