China ordenó a la mayoría de sus bancos el jueves que aumenten el monto de dinero que tienen en reserva para frenar la inflación luego de registrar aumentos de precios superiores a lo previsto en abril.

Tras informar que la inflación de abril fue del 5,3%, el banco central tomó la medida por quinta vez en lo que va del año.

La inflación persiste a pesar de que el gobierno comunista ha declarado que frenar el aumento del costo de la vida es su prioridad económica este año. Con ese fin han elevado las tasas de interés cuatro veces desde octubre y ordenado a las compañías que contengan los precios.

El Banco Popular de China ordenó a la mayoría de los bancos que eleven sus reservas en 0,5% de sus depósitos para el miércoles próximo. Con ello, el encaje de las instituciones más grandes aumentará al 21% de los depósitos.

Los economistas atribuyen el pico inflacionario a la fuerte demanda de consumo que supera la oferta de alimentos y a una ola de préstamos bancarios que fue parte del estímulo tras la crisis global de 2008.

Los ahorros de China aumentan tan rápidamente que los economistas consideran que los aumentos de las reservas y las tasas de interés son sólo señales a las instituciones para que frenen los préstamos.