Un diputado de derecha y una senadora de izquierda estuvieron a punto de irse a los golpes el jueves tras una discusión sobre un proyecto de ley que castiga la homofobia en Brasil.

El altercado se produjo cuando el diputado Jair Bolsonaro exhibió un panfleto en el que acusa al gobierno de promover la homosexualidad por una campaña educativa sobre los derechos de los gays, y fue increpado por la senadora Marinor Brito del Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

El episodio ocurrió mientras la senadora Marta Suplicy, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), hablaba con periodistas sobre el aplazamiento de la votación de una iniciativa suya para criminalizar la homofobia.

Bolsonaro aprovechó la presencia de las cámaras de televisión para posicionarse detrás de la senadora Suplicy y mostrar el panfleto en el que afirma que el Plan Nacional de Promoción de la Ciudadanía y Derechos Humanos de Homosexuales, Travestis y Transexuales es una forma de incentivar el comportamiento gay entre los niños de escuela.

Brito, al ver al diputado, lo increpó al grito de "homofóbico" y "asesino de homosexuales", mientras intentaba arrebatarle los panfletos.

Los dos legisladores se enfrentaron a gritos en los que Bolsonaro defendía su derecho a manifestarse mientras acusaba a la senadora izquierdista de "heterofóbica".

"Saque eso de aquí, ¿me va a golpear? Después dicen que no hay homofóbico aquí. ¡Homofóbico!", lo increpó la senadora, visiblemente nerviosa.

Bolsonaro declaró posteriormente que "ella me golpeó por difundir un panfleto, ella me agredió como si yo no tuviera derecho de manifestarme".

La senadora replicó que "ese sujeto Bolsonaro no tiene derecho de estar en el Congreso, es tan criminal como cualquier corrupto, debería estar preso".

En medio del entrevero, la senadora Suplicy abandonó el sitio en que conversaba con los periodistas, que ya habían fijado su atención en el enfrentamiento de sus colegas.

Bolsonaro figura con frecuencia en polémicas por su defensa de la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985 y por sus manifestaciones abiertamente contrarias a los derechos de los homosexuales.

En abril provocó duras críticas de sus pares cuando en un programa de televisión calificó como "promiscuidad" la hipótesis de que un hijo suyo se case con una mujer negra. El comentario provocó una demanda en la justicia por racismo mientras la Comisión de Derechos Humanos de la cámara baja abrió una investigación sobre el episodio.