Los gatos eran una parte importante de las vidas de Antonio Banderas y Salma Hayek mucho antes de tener que dar sus voces a felinos en "Puss in Boots" (El gato con botas), un derivado de la serie de películas animadas "Shrek".

Hayek ha vivido con felinos toda su vida, entre ellos un gatito si cola rescatado por uno de sus perros hace años. Banderas también tiene gastos en la casa, mientras que su suegra lidia con felinos mucho más feroces — unos 72 leones que viven en su reserva de animales.

"Ella rescata animales", dijo Banderas de la madre de su esposa Melanie Griffith, la actriz Tippi Hedren, que administra la Reserva de Shambala, cerca de Los Angeles.

"A veces, la gente compra un tigre porque son lindos de chiquitos, y entonces crecen", dijo Banderas en una entrevista junto con Hayek en el festival de Cannes, donde están para promover "Puss in Boots", que se estrena en noviembre. "Y antes de que el tigre se coma a la abuela, lo ponen en un zoológico o en otro lugar. Lo que ella (la suegra) hace es cuidarles. Allí están en un ambiente mucho más abierto que un zoológico. Ha tenido elefantes y serpientes".

Aunque le gustan los gatos, Hayek dice que le fascinan es los perros. Ahora tiene 10 canes y un gato, que llegó gracias a un perro que tenía antes.

"Yo tenía un perro que ya no está conmigo que rescató al gato sin cola", dijo Hayek. "No sé por qué. Nosotros cuidamos al gato, pero era el perro el que era amigo del gato".

"Puss in Boots" tiene de nuevo a Banderas en la voz del personaje central, el gato con botas espadachín que aparece en las tres últimas películas de "Shrek".

La cinta narra las aventuras del gato con botas antes de que conociese al ogro Shrek, cuando era un forajido que trataba de robarse los frijoles mágicos para conseguir los huevos de oro.

Su búsqueda se ve obstaculizada cuando se topa con Kitty Softpaws (Hayek), una gata que tiene los mismos planes.

A diferencia de Hayek, a Banderas le gustan por igual todas sus mascotas — que ahora son siete perros y cuatro gatos.