El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, prometió hoy ayudas para Lorca tras el terremoto sufrido ayer en la ciudad, y aseguró que el Ejecutivo no va a "regatear ningún medio económico para la tarea de la reconstrucción".

Zapatero compareció ante la prensa en el Congreso de los Diputados (Cámara Baja), donde transmitió las condolencias del Gobierno a los familiares de las ocho víctimas mortales.

El mandatario manifestó que el temblor, de una magnitud de 5,1 grados en la escala abierta de Richter, ha supuesto un "impacto muy serio" en las infraestructuras, la viviendas y el patrimonio histórico de Lorca, en la provincia de Murcia (sudeste).

Zapatero anunció que el Consejo de Ministros del Ejecutivo aprobará mañana las primeras medidas para la ayuda y reconstrucción de la ciudad y que, tras esa reunión, él mismo viajará a Lorca.

Desde Lorca, el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo que la prioridad del Gobierno es procurar que los afectados por la tragedia rehagan su vida "cuanto antes".

Un total de 260 heridos, tres de ellos muy graves (un niño y dos mujeres), fueron atendidos la pasada noche en Lorca a consecuencia del terremoto.

El seísmo de 5,1 grados sacudió Lorca dos horas después de otro temblor de 4,4 grados, lo que dejó, además de los muertos y heridos, importantes daños materiales en viviendas y edificios históricos que obligaron a miles de personas a pasar la noche a la intemperie.

Ambos terremotos causaron el pánico en la población, que se echó a las calles ante el temor de que se produzcan réplicas.