Las mujeres que resultan embarazadas tras una violación siguen afrontando en Argentina importantes obstáculos para acceder a abortos legales, dijo Amnistía Internacional (AI) en su informe anual, en el que también manifestó gran preocupación por el uso excesivo de la fuerza policial y las "inhumanas" condiciones de reclusión.

La organización destacó que "ciertas interpretaciones del Código Penal hacían que las mujeres embarazadas sobrevivientes de violación tuvieran serios obstáculos para abortar legalmente".

Además señaló que "la validez de la muy esperada Guía Técnica para la Atención Integral de los Abortos no Punibles se puso en entredicho y suscitó preocupación que continuase sin haber unas directrices institucionales claras sobre el aborto".

Según la legislación argentina, el aborto es legal --previa autorización de un juez-- cuando el embarazo es producto de una violación, existe riesgo para la vida de la madre o imposibilidad de vida extrauterina del feto.

AI también indicó que organismos de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos "expresaron honda preocupación por los informes de tortura y otros malos tratos en prisiones y comisarías de policía, sobre todo en las provincias de Buenos Aires y Mendoza".

Además señaló que las fuerzas de seguridad hicieron un "uso excesivo de la fuerza que desembocó en lesiones y muertes de personas". Puso como ejemplo las muertes de dos adolescentes por disparos policiales en junio y octubre en la provincia sureña de Río Negro.

Por otro lado, el informe afirmó que pese a los "progresos" en el enjuiciamiento de responsables de violaciones a los derechos humanos, como ex presidentes de la última dictadura militar (1976-1983), un informe de la Corte Suprema de Justicia reconoció que "se habían producido ciertas demoras, sobre todo en las cortes provinciales".

Dijo además que "siguió suscitando preocupación" la falta de aplicación de una ley de 2006 que suspendió temporalmente la ejecución de las órdenes de desalojo de comunidades indígenas "de sus tierras tradicionales hasta que se llevase a cabo un estudio de ámbito nacional adecuado". En ese sentido se refirió a la violenta represión policial contra indígenas toba qom ocurrida en noviembre en Formosa, en el norte.

El informe destacó que Argentina se convirtió en el primer país de Latinoamérica que legalizó el matrimonio entre homosexuales y los avances para prevenir y castigar la violencia contra las mujeres.