Orvieto (Italia), 11 may.- Alberto Contador (Saxo Bank), señaló al final de la quinta etapa del Giro, que los tramos de tierra, el "sterrato", "no merece la pena" porque los corredores se arriesgan a caídas graves y el resultado de la carrera puede quedar alterado.

"El sterrato no merece la pena porque nos jugamos caídas graves y el resultado de la carrera puede quedar desvirtuado", señaló Contador.

Contador analizó el paso por los tramos de tierra, donde se produjeron algunas caídas.

"Ha sido increíble la velocidad que hemos llevado por esos caminos de tierra. Estoy contento porque los he superado sin problemas y ahora ya puedo pensar en recuperarme para mañana", dijo.

En el descenso de la Croce di Fighine atacó el italiano Vincenzo Nibali, rival número uno de Contador, pero el madrileño no llegó a verse en apuros.

"Apretó mucho en la bajada, pero yo no quería arriesgar más de la cuenta. Luego le pudimos alcanzar y no hubo mayor problema", concluyó Contador.