La caída en la demanda de materias primas y una baja en el euro dieron lugar el miércoles a una amplia liquidación de acciones, lo que hizo bajar 130 puntos el promedio industrial Dow Jones.

La demanda de gasolina en Estados Unidos tuvo su mayor reducción en siete semanas, informó la Administración de Información Energética, una señal de que los consumidores están protegiendo su dinero mientras los precios del combustible se acercan a un promedio nacional de cuatro dólares por galón (3,79 litros). Los contratos a término de gasolina cayeron casi 8%. El petróleo crudo cayó por debajo de 100 dólares por barril, una pérdida de más de 4%.

Las acciones cayeron ampliamente, y las empresas de energía y materias primas los peores descensos. El promedio industrial Dow Jones perdió 1% para cerrar en 12.630,03. El índice Standard & Poor's cayó 15,08, o 1,1% , a 1.342,08. El índice compuesto Nasdaq descendió 26,83, o 0,9%, hasta 2.845,06.

Menos recargas de combustible pueden ser un signo temprano de una mayor caída en el gasto de los consumidores y los negocios mientras los clientes renuncian a visitar centros comerciales y restaurantes, y las compañías despachan menos productos. Eso, a su vez, podría conducir a menores ingresos empresariales y a detener el repunte en las acciones que ha hecho crecer la bolsa de valores hasta un 7% este año.

"La gente se está volviendo cada vez más conservadora en su perspectiva y su manera de gastar a medida que los precios del petróleo han aumentado, y eso está produciendo que el mercado esté cada vez más preocupado por el crecimiento", dijo Quincy Krosby, estratega jefe de Prudential Financial.

La caída de la demanda de gasolina significa que los empleados de la bolsa examinarán con mayor atención el informe semanal del jueves sobre las primeras solicitudes de subsidio por desempleo. Si aumentan, eso podría indicar que las empresas están haciendo recortes en otras áreas, dijo Krosby. Las acciones subieron ampliamente el viernes después de un informe que aseguraba que las compañías crearon más de 200.000 empleos en abril.

La amplia venta de acciones, que hizo bajar los 10 grupos industriales en el índice S&P, formado por 500 acciones, es una señal de que la recuperación económica todavía parece por momentos incierta. Las fuertes ganancias han impulsado el mercado desde el comienzo de 2011. El martes, el S&P 500 subió por tercer día consecutivo para ubicarse a 0,5% de su cierre más alto para el año.

Las acciones de empresas de energía cayeron 3%, la mayor perdida entre los 10 sectores del S&P 500. Denbury Resources Inc. y Cabot Oil & Gas Corp. cayeron más de 4%.

Los productores de materias primas también pasaron apuros después de que los precios de los metales se hundieron. Freeport McMoRan Copper & Gold Inc., una compañía minera, cayó 5,6%. El cobre cayó 3,2%, y la plata perdió 7,7%. La plata descendió de forma pronunciada la semana pasada como parte de una venta masiva en el sector de materias primas.

Tres acciones cayeron por cada una que subió en la Bolsa de Nueva York. El volumen consolidado alcanzó 3.800 millones de acciones.

En otros mercados internacionales, el Nikkei japonés avanzó 45,50 puntos, el 0,46%, a 9.864,26.

Más tarde, el FTSE 100 británico se contrajo 42,89 unidades, el 0,71%, a 5.976; el DAX alemán perdió 6,47 enteros o 0,09%, a 7.495,05, y el CAC 40 francés aumentó 5,57 puntos, el 0,14%, a 4.058,08.