Un grupo de10 policías del municipio capitalino de Chacao fue suspendido como parte de las investigaciones que se siguen por las presuntas agresiones que cometieron contra varios detenidos.

El ministro de Relaciones Interiores, Tareck El Aissami, anunció el miércoles la medida a la televisora estatal mientras informaba las primeras acciones luego del proceso de inspección que se inició la semana pasada a la Policía de Chacao, que es controlada por un alcalde opositor.

La decisión de prestar "asistencia técnica" se tomó después de que una diputada oficialista denunció que miembros de ese cuerpo cometieron presuntas agresiones a un grupo de detenidos a inicios del año pasado.

El ministro indicó que alterno a las suspensiones fueron dados de baja cinco policías y otros tres fueron pasados a un proceso de investigación.

La Fiscalía General anunció el miércoles que acordó citar en carácter de imputados a once funcionarios de la policía de Chacao involucrados en el caso.

El alcalde opositor de Chacao, Emilio Grateron, rechazó los señalamientos contra el cuerpo policial asegurando que tendrían motivaciones políticas y dijo que desde hace más de un año su despacho había presentado el caso de las agresiones ante la Fiscalía.

La denuncia contra la Policía de Chacao coincidió con una acusación similar que realizaron la semana pasada congresistas opositores contra la policía del estado suroccidental de Barinas, que controla Adán Chávez, gobernador de la entidad y hermano del mandatario, por las presuntas agresiones que cometieron contra un dirigente estudiantil que fue detenido tras participar en una protesta.

La organización local Programa Venezolano de Educación y Acción en Derechos Humanos (Provea) atribuyó 237 muertes a las fuerzas de seguridad en un informe correspondiente al período octubre 2009-septiembre 2010, de los cuales 199 consideró ejecuciones extrajudiciales, nueve por exceso del uso de la fuerza y 10 por tortura o trato cruel.