Los índices de criminalidad en la frontera no reflejan fielmente el grado en que se ha propagado a territorio estadounidense la violencia del narcotráfico en México, consideró el miércoles un funcionario texano.

El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McCraw, dijo a un panel del Congreso federal que las estadísticas no reflejan "lo que ocurre en el terreno".

Los índices de criminalidad en muchas ciudades fronterizas de Texas son bajos en general y tienden a descender, pero McCraw señaló que ello no toma en cuenta ilícitos como la extorsión o los intentos de secuestro.

Desde enero del 2010, el Departamento de Seguridad Pública ha vinculado al menos 22 homicidios y 24 asaltos a la violencia propagada desde el otro lado de la frontera.

Los funcionarios federales refutan esos datos. El vocero del Departamento de Seguridad Nacional, Adam Fletcher, dijo que hay ahora niveles "sin precedentes" de personal y recursos en la frontera, y destacó que los índices de criminalidad en comunidades fronterizas han caído o se han mantenido iguales durante la última década.