Ver, y juzgar, 20 películas en apenas 10 días no es la idea que tiene todo el mundo de unas vacaciones. Pero no todo el mundo es Robert De Niro.

El laureado actor encabeza este año el jurado del Festival de Cine de Cannes — y dijo el miércoles que está deseoso de romper su rutina diaria.

"Es un poco como unas vacaciones", dijo de Niro, que ha dirigido dos películas y es co-fundador del Festival de Cine de Tribeca, en Nueva York. "''Puedo concentrarme en las películas y no tener las distracciones que usualmente tengo en mi vida diaria".

De Niro — conocido como un hombre de pocas palabras en entrevistas y conferencias de prensa — dijo que no tenía directrices firmes que ofrecer a su panel, que incluye a los actores Martina Gusmán, intérprete argentina protagonista de "Carancho"; Jude Law y Uma Thurman, la escritora noruega Linn Ullmann y los directores Olivier Assaya, creador de la miniserie "Carlos" estelarizada por el venezolano Edgar Ramírez, y Johnny To, de Hong Kong.

En rueda de prensa el miércoles, Gusmán expresó su emoción por estar en Cannes como jurado.

"Para mí es una experiencia increíble, es un sueño poder estar compartiendo estos días con este increíble jurado al que admiro muchísimo", expresó la actriz. "La selección de películas es increíble también. Estoy muy ansiosa de poder comenzar a ver películas. Es una experiencia única, muy muy linda y estoy muy feliz".

Antes de que concluya el 64to Festival de Cannes el 22 de mayo, el jurado seleccionará al ganador de la Palma de Oro, el principal trofeo del certamen, entre 20 películas que incluyen obras de favoritos de Cannes como Lars von Trier, Pedro Almodóvar y Terrence Malick.

"No estoy seguro de lo que estoy buscando", dijo De Niro, que vino a Cannes pro primera vez en 1976 como estrella de "Taxi Driver", la película que ganó ese año la Palma de Oro, como lo hizo en 1986 otra película protagonizada por él, "The Mission".

"Estoy sentado aquí viendo películas y ya veremos que decidimos", dijo. "Todo es posible en estos momentos".

Thurman — que visitó Cannes en el 2004 como estrella de la cinta de Quentin Tarantino "Kill Bill" — dijo que no podía esperar a estar inmersa en el remolino del cine mundial.

"Vine a recibir inspiración y recordar lo mejor de por qué decidimos dedicar nuestras vidas a hacer cine", señaló ante los periodistas.

Law, que actuó en una película participante en Cannes en el 2007 — "My Blueberry Nights", de Wong Kar-wai, admitió que escoger un ganador puede ser sobrecogedor.

"Por supuesto que es una responsabilidad", dijo. "Pero yo estoy en buena compañía para ejercer esa responsabilidad".

Correspondió a otro jurado, el director de la República del Chad Mahamat Saleh Haroun, recordarle a los periodistas por qué Cannes sigue siendo el festival de cine más importante en el mundo.

Haroun, cuya película "A Screaming Man" ganó el año pasado el Premio del Jurado — equivalente al tercer puesto — dijo que venir a Cannes "es el sueño de cualquier cineasta, de cualquiera que ame el cine".

"El simple hecho de mi presencia en Cannes y el premio revolucionaron las cosas en Chad", un país pobre de África sin tradición cinematográfica.

"Previamente, no había salas de cine. Ahora tenemos una", explicó. "En unos 20 o 30 años, habrá nuevos cineastas en este festival con películas de Chad".

___

La reportera de The Associated Press Jenny Barchfield contribuyó con este despacho.