La Policía recurrió el miércoles con profusión a los gases lacrimógenos y granadas aturdidoras en el centro de Atenas para dispersar a los grupos anarquistas que apedrearon y atacaron con bombas incendiarias a la fuerza pública en protesta por las nuevas medidas de austeridad que piensa adoptar el gobierno, al borde de la bancarrota nuevamente.

Los enfrentamientos ocurrieron durante una huelga general de 24 horas en protesta por las nuevas medidas de austeridad que piensa adoptar el gobierno y que paralizó casi la totalidad del transporte, dejó en tierra durante 4 horas los aviones y ocasionó caos en el transporte público.

Este mes, el gobierno socialista adoptará nuevas medidas de austeridad para ahorrar unos 23.000 millones de euros (33.000 millones de dólares) hasta fines de 2015.

Un reportero de The Associated Press vio por lo menos tres manifestantes heridos, mientras que decenas de anarquistas vestidos de negro destrozaron paradas de autobuses, incendiaron contenedores de basura y destrozaron el escaparate de un comercio.

Unos 24 sospechosos fueron detenidos y dos policías resultaron heridos.

La violencia dividió la marcha de unos 10.000 manifestantes — en su mayor parte pacífica — en dos. Llegó un momento que las nubes de gases lacrimógenos lanzados por la Policía hicieron que huyeran manifestantes y turistas, a lo largo de un recorrido en el que fueron cubiertas las vidrieras de comercios y bancos en anticipación a la violencia.

Miles de personas, muchas de ellas al grito de "Ministro de Hacienda, abandona el planeta", participaron en una manifestación convocada por los dos sindicatos griegos más importantes.

Horas antes, unos 10.000 miembros del sindicato comunista PAME efectuaron una marcha separada, con carteles que decían "Rechazamos y condenamos las nuevas medidas. Intensificamos la lucha".

"Cada día que pasa (el gobierno) se lleva lo que ha ganado la clase trabajadora a costa de sangre y luchar todos estos años", dijo el jubilado John Pavlidis.

Otras 8.000 personas realizaron dos manifestaciones en la ciudad norteña de Salónica.

Las protestas anteriores estuvieron igualmente salpicadas por la violencia y tres empleados de oficina murieron en mayo del año pasado cuando la sucursal bancaria en que trabajaban fue incendiada por los alborotadores.

___

Derek Gatopoulos y el personal de APTN en Atenas contribuyeron a este artículo. El periodista de The Associated Press Juergen Baetz apoyó desde Berlín.