Para un equipo que sabe que se juega toda la temporada en un partido, los Hawks de Atlanta aún tienen confianza en sus oportunidades de ganar la semifinal de la Conferencia Este.

Y tienen esto en mente: Tan sólo obligar a que la serie se vaya a un séptimo juego.

"Si obtenemos este triunfo", dijo el escolta Jeff Teague, refiriéndose al partido del jueves por la noche, "creo que hay una buena oportunidad de que ganemos el séptimo juego".

"Siento que ellos tendrían mucha presión si juegan en su estadio en el séptimo partido. Creo que nosotros podríamos entrar allí un poco más libres; sólo entrar y hacer nuestro juego. Sería interesante", agregó.

Desde luego, antes hay un pequeño asunto que tienen que atender en Atlanta: el sexto partido, donde no hay margen para el error.

Por primera vez en esta postemporada, los Hawks, que no son favoritos, están a una derrota de tener que irse de vacaciones. Han disputado tres encuentros muy reñidos como visitantes, ganando el primero de la serie y colocando a los Bulls contra las cuerdas el martes por la noche.

Pero Chicago, encabezado por Derrick Rose — el Jugador Más Valioso — y el reserva Taj Gibson, se despegó en el último período para obtener una victoria de 95-83 y una ventaja de 3-2 en la disputada serie. Después de que pasaron apuros para vencer a Indiana en la primera ronda, los Bulls, primeros preclasificados de la Conferencia Este, quieren dejar atrás este trámite lo más pronto posible.

Preferirían que su próximo partido en Chicago sea su primera presentación en la final de la conferencia desde la era de Michael Jordan.

"Cuando vayamos a Atlanta", dijo Ronnie Brewer, "nuestro público no va a estar allí. Así que tendremos que encontrar la pasión y la intensidad que se requiere para ganar".

Ciertamente que la serie se ha tornado intensa, especialmente en el tercer período del quinto partido. Josh Smith hizo una volcada con las dos manos que disminuyó la ventaja de Chicago a un solo punto. Se quedó colgando brevemente del aro y, cuando descendió, Carlos Boozer le dio con el antebrazo en el rostro.

Smith lo empujó a su vez y los dos jugadores recibieron faltas técnicas. No hay indicios de que la liga tenga pensado aplicar penas adicionales, y el ala pivote de Atlanta dijo que dejará la ofensa en el pasado... a menos que Boozer vuelva a hacerlo.

Al igual que Teague, Smith considera que los Hawks tendrían la ventaja psicológica si logran que la serie se vaya a un séptimo partido ante los Bulls, que registraron 62 triunfos en la temporada regular — la mayor cantidad en toda la liga — y 18 más que Atlanta, pero no tienen mucha experiencia en playoffs.

"Creemos en lo profundo del corazón que podemos vencer a este equipo", dijo Smith. "Sólo tenemos que hacerlo durante todos los 48 minutos... Sé que si podemos hacernos cargo del sexto partido, ello nos pondría en buena posición para ganar esta serie".