La Comisión Europea recordó hoy el compromiso formulado "en más de una ocasión" por los estados miembros de la Unión Europea de "hacer lo que sea necesario" para garantizar "la estabilidad financiera de la zona euro y, por lo tanto, de Grecia".

El portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios del Ejecutivo comunitario, Amadeu Altafaj, rememoró hoy este compromiso, preguntado por si la Unión Europea está dispuesta a aumentar los préstamos a Grecia, más allá del rescate de 110.000 millones de euros aprobado en mayo de 2010.

Grecia ha vuelto a lo alto de la agenda europea, tras la celebración de una reunión secreta el viernes en Luxemburgo, en la que se evaluó la posibilidad de aumentar la ayuda al país, en caso de que no pueda volver a financiarse normalmente en los mercados en 2012, como está programado, debido a los altos intereses que se siguen pagando por sus bonos un año después de su rescate.

Una misión de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional se encuentra en Atenas desde el pasado 3 de mayo para realizar la evaluación trimestral del programa de asistencia financiera internacional al país y dar luz verde al desembolso del siguiente tramo de ayuda.

Altafaj explicó que la misión examinará el cumplimiento del programa de ajuste, pero también hará una proyección sobre la evolución de las cuentas públicas griegas en los próximos meses, lo que "dará una fotografía clara de la situación del país".

Esta información permitirá tomar una decisión en las próximas semanas sobre si es necesario aumentar los préstamos a Grecia -probablemente en el Ecofin de junio, junto con la decisión de desembolsar el próximo tramo del rescate-, como avanzó el martes el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

"Si hay ajustes que son necesarios, se discuten con las autoridades griegas y se pueden aplicar. Por ejemplo, hace tres meses, el Gobierno griego decidió poner en marcha un programa de privatizaciones de 50.000 millones de euros hasta 2015 precisamente para aliviar la presión creciente sobre la deuda pública del país, que se sitúa ya más allá del 140 %", explicó el portavoz.

No hay una fecha concreta, pero está previsto que la misión técnica de la UE y el Fondo Monetario Internacional en Atenas finalice a mediados de la semana próxima, tras lo cual comparecerá ante la prensa para compartir sus conclusiones en la capital griega.

El comisario Rehn y el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, adelantarán parte de la información a los ministros de Finanzas de la zona euro, que se reunirán el lunes en Bruselas para discutir, entre otros asuntos, la crisis griega y el rescate de Portugal.

En todo caso, distintas fuentes comunitarias insistieron hoy en negar que se haya planteado en ningún momento una reestructuración de la deuda griega -lo que supondría un alargamiento de los plazos de devolución o incluso una quita sobre la cantidad- para reducir la carga de la deuda sobre Grecia.

Las fuentes explicaron que una eventual reestructuración tendría consecuencias "devastadoras" tanto para Grecia como para el resto de la zona euro, al reducir aún más la confianza de los mercados sobre Grecia y aumentar el riesgo de contagio.