La corte suprema de India rechazó una apelación el miércoles para reincorporar cargos más fuertes en contra de siete personas culpables de negligencia en relación con la fuga de un gas tóxico en 1984 en Bhopal que mató a unas 15.000 personas.

Los sobrevivientes de la tragedia dijeron que su situación ha sido ignorada mucho tiempo y casi tres décadas después no ha sido atendida. En años recientes, han demandado un peor castigo para los responsables, pidiendo la extradición de quien fuera la cabeza de Union Carbide de Estados Unidos y han presionado para que se entregue una compensación mucho más generosa para las víctimas y sus familias.

Los siete otrora funcionarios de la filial india de Union Carbide fueron acusados en un principio de homicidio culposo, pero el dictamen de la corte suprema en 1996 redujo los cargos.

El año pasado, fueron encontrados culpables de muerte por negligencia y fueron condenados a dos años en prisión, el máximo castigo, una sentencia relativamente benévola que causó protestas públicas y provocó que los funcionarios apelaran. Los funcionarios, todos indios y muchos de más de 70 años, fueron puestos en libertad bajo fianza poco después del veredicto.

La corte dictaminó el miércoles que el gobierno nunca dio una explicación suficiente del motivo por el que tardó 14 años en intentar reincorporar cargos mayores para obtener sentencias más severas.

Los activistas se mostraron furiosos por el fallo.

Asimismo, la corte escuchará la petición gubernamental que busca un pago adicional de 1.7000 millones de dólares en compensación por las víctimas de la fuga de gas que se sumarían a los 470 millones de dólares que pagó union Carbide luego de la tragedia.