Abajo de Boston gran parte de la temporada. Detrás de Boston gran parte del partido.

Eso se acabó.

No solamente el Heat de Miami ha sorprendido a los Celtics, sino que oficialmente los superó y va a la final de la Conferencia del Este.

Dominando al equipo al que no pudieron derrotar por tanto tiempo con una ofensiva de 16-0 en el último tramo del encuentro, Dwyane Wade anotó 34 puntos, LeBron James le dio la ventaja definitiva al Heat con un triple a 2:10 minutos del final en una actuación de 33 unidades, y Miami doblegó el miércoles 97-87 a Boston para ganar la serie de semifinales del Este en cinco partidos.

Cuando restaban 40,4 segundos en el reloj, James agregó un triple que selló el partido — o mejor dicho, que selló la serie_. Luego giró sobre sí mismo y posó para algunos aficionados que le celebraban a gritos la anotación.

Un robo y una clavada a dos manos seis segundos después, seguidos de un balón perdido por los Celtics, pusieron en marcha la fiesta de los aficionados del Heat.

El duelo había terminado; Miami y los Celtics lo sabían. El entrenador de Boston, Doc Rivers, permaneció de pie en silencio cerca de la banca con los brazos cruzados frente al pecho, mientras James agotaba el tiempo en la última posesión ofensiva de Miami en la serie.

Y, desde luego, anotó.

Boston estaba acabado, profundamente desgastado por un adversario más joven y más robusto. Los Celtics ganaron los tres primeros encuentros entre ambos clubes esta temporada, y luego perdieron cinco de los últimos seis.

Wade fue derribado sobre algunas butacas junto a la cancha cuando intentaba atrapar el último rebote, pero eso únicamente prolongó el momento final. James se puso de rodillas para orar por varios segundos, y luego corrió para fundirse con Wade en un prolongado abrazo mientras los espectadores festejaban con exclamaciones ensordecedoras.

Justamente por eso se quedó con Miami, al tiempo que James y Chris Bosh llegaban al equipo: para buscar el campeonato.

Aún resta medio camino. Ahora Miami debe enfrentar a Chicago o Atlanta en una serie que podría comenzar el domingo. Chicago encabeza la serie 3-2.

"Es un equipo formidable", dijo James sobre Boston durante la celebración en la cancha. "Como dije, tengo el mayor respeto por ese equipo. Ellos son el motivo de por qué los tres estamos juntos; es debido a lo que hicieron, ese proyecto que tenían en el 2008 cuando todos se juntaron. Así, es una gran victoria del equipo y estamos listos para nuestro siguiente adversario".

Bosh finalizó con 14 puntos y 11 rebotes por Miami, incluyendo una finta con la cabeza para eludir a Kevin Garnett y lograr la clavada del empate a 2:57 minutos del final.

El resto estuvo en las manos de James.

Convirtió los últimos 10 puntos del encuentro, con lo que acalló las versiones de que no podía ser eficaz en los últimos momentos de los partidos.

"Ni siquiera me fijo en todo lo (que) todos decían sobre mí respecto a las situaciones al final de los juegos", dijo James. "Sé para que trabajo arduamente, y eso es lo que hay que poner en esas situaciones. Mis instructores me dieron mucha confianza. Los compañeros de equipo siguen dándome confianza, y estoy feliz de traerla a casa".

Miami llega por cuarta ocasión a la final del Este, su primera desde el 2006.

Ray Allen encabezó a los Celtics con 18 unidades. Garnett tuvo 15 puntos y 11 rebotes, Paul Pierce anotó 12 y Delonte West agregó 10.