Cuando enfrente al Morelia por las semifinales del torneo Clausura mexicano, el Cruz Azul deberá sobreponerse a un enemigo adicional llamado ansiedad, afirmó el miércoles el volante argentino Christian Giménez.

La Máquina, considerado uno de los cuatro equipos más grandes del país, ha disputado y perdido siete finales desde que ganó su último cetro en el torneo Invierno 1997, por lo que cada nuevo intento lleva consigo una buena dósis de ansiedad por acabar la mala racha.

"Por todo lo que mueve este club y los años que lleva sin título, la ansiedad en el jugador influye mucho", dijo el "Chaco" Giménez.

Tan sólo en los últimos tres años, Cruz Azul ha perdido tres finales de liga y dos más de la Liga de Campeones de la CONCACAF.

Giménez, de 30 años, ganó dos campeonatos de liga, dos de CONCACAF y una Copa Sudamericana con el Pachuca. Pero desde que llegó a Cruz Azul en el Clausura 2010 ya ha estado presente en dos de esos tropiezos en finales y no se explica las razones.

"Las eliminaciones en las temporadas nos han ayudado a tener oficio; somos un equipo maduro por haber sufrido mucho y tenemos que ser inteligentes", agregó Giménez. "Hay muchos equipos que no juegan tan bien y salen campeones por el oficio y determinación que tienen; ojalá podamos hacerlo".

Pero antes de pensar en una nueva final, la Máquina deberá superar a un complicado Morelia que fue el tercer mejor equipo de la temporada y que llega al choque con tres victorias consecutivas, incluyendo un par sobre el América en los cuartos de final.

"Morelia ya demostró ser peligroso en el torneo, donde fue de los más regulares y tiene buenos jugadores en todas sus líneas, como Rafael Márquez, Elías Hernández y Joao Rojas. Debemos tener cuidado con ellos", concluyó Giménez.