El suizo Roger Federer, número tres del mundo y tercer favorito, se deshizo hoy del francés Jo-Wilfried Tsonga por 6-4 y 6-2, en su estreno en la segunda ronda del Masters 1000 de Roma que se disputa sobre tierra.

El helvético acabó en una hora y 23 minutos con las aspiraciones de Tsonga y ahora se enfrentará en octavos al también francés Richard Gasquet, número 16 en el ránking ATP y decimosexto favorito del torneo.

Desde el fondo de la pista, Federer dominó un encuentro en el que el francés se mostró más conservador.

El de Basilea rompió el servicio de Tsonga en el tercer juego de la primera manga y desde entonces el francés siempre estuvo a remolque.

Pese a que Tsonga lograba recortar las distancias en cada ocasión poniéndose sólo un juego por detrás, Federer mantuvo la calma con 5-4 en el marcador y cerró el primer set en la primera oportunidad de la que dispuso.

En la segunda manga, la diferencia entre ambos jugadores se hizo más marcada y Federer hizo un 'break' ya en el primer servicio de Tsonga, encarrilando de forma contundente su camino a la victoria, en el que francés tan sólo logró arañarle dos juegos.

Con 5-2 en el marcador y sirviendo para ganar el partido, Federer cometió varios errores en el intercambio y se complicó la victoria al desaprovechar su primera bola de partido.

Sin embargo, el suizo no perdonó en su segunda ocasión y certificó su pase a la siguiente ronda.

Federer y Tsonga se habían enfrentado con anterioridad en cuatro ocasiones, en los Masters de Madrid y de Canada, en el Abierto de Australia, y en Doha, con un balance de 3 a 1 a favor del suizo.

El torneo del Foro Itálico es uno de los pocos que se le resisten al suizo, que pese a haber participado en esta competición en once ocasiones y de haber llegado en dos ediciones a la final, nunca se ha coronado campeón en las pistas de Roma.

El año pasado, el tenista helvético firmó uno de sus peores registros en la capital italiana al caer, siendo número uno del mundo y primer favorito del torneo, en su estreno en segunda ronda delante del letón Ernests Gulbis.

Federer ya había caído en su estreno en otras dos ocasiones, en el año 2000 ante el ruso Andrej Medvedev y la otra en 2002, frente el italiano Andrea Gaudenzi.