El ex teniente general Ricardo Sánchez, quien dirigió las fuerzas de la coalición en Irak antes de retirarse después del escándalo de abusos en la prisión de Abu Ghraib, se postulará a senador en Texas como demócrata.

Sánchez anunció la decisión el miércoles en su página en Facebook y oficializará su candidatura en San Antonio. Dijo que "no podía pensar en un modo mejor que continuar mi servicio público" que lanzando esa candidatura.

"Aquí en Texas demasiadas familias luchan por salir adelante", escribió en un mensaje en Facebook a sus partidarios. "Los empleos escasean, nuestras escuelas no son suficientemente buenas y los aumentos en los precios de los alimentos y la gasolina están desbaratando los presupuestos familiares".

Sánchez, de 59 años, proviene de una familia mexicana, se crió en el Valle del Río Grande y vive en San Antonio. Es el único demócrata que se presenta a la puja para reemplazar a la senadora republicana Kay Bailey Hutchison.

Los demócratas a nivel nacional se esforzaron por reclutar a Sánchez a una puja electoral que creen podría ser competitiva ante la creciente población hispana en el estado. Los demócratas también creen que una primaria republicana con numerosos candidatos podría debilitar al candidato que surja del proceso.

Pese a las repercusiones del escándalo de Abu Ghraib — Sánchez fue exonerado de responsabilidad en un informe del Ejército_, los demócratas consideran que sus antecedentes militares serán valiosos y le darán credibilidad como centrista. Sánchez ha criticado la estrategia militar en Irak desde su retiro.

Los republicanos dijeron que no anticipan una elección competitiva, independientemente de quién surja como candidato final. Entre los aspirantes seguramente estará el acaudalado vicegobernador David Dewhurst, el ex comisionado de ferrocarriles Michael Williams, la actual comisionada Elizabeth Ames Jones, el ex alcalde de Dallas Tom Leppert y el ex fiscal general Ted Cruz.