Dos reos y un policía penitenciario murieron el miércoles durante un intento de motín en la sección de máxima seguridad de la principal cárcel costarricense.

El director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Jorge Rojas, junto a otras autoridades, confirmó el dato a los medios. Al menos cinco personas más resultaron heridas.

Un grupo de prisioneros intentó amotinarse, atacó a varios agentes penitenciarios y tomaron sus armas y equipos tras lo cual tomaron como rehenes al menos a 15 funcionarios del recinto. Eso dio paso a una alerta que llevó a gran cantidad de oficiales al centro penal, donde poco a poco retornó el control tras un enfrentamiento armado, describió Rojas.

Uno de los líderes del motín, el nicaragüense Erlyn Hurtado, murió en la confrontación. Hurtado cumplía una pena de prisión por el intento de asalto en el 2005 de una oficina del Banco Nacional en la zona rural y turística de Monteverde, hecho en el que resultaron asesinadas siete personas, incluido un guardia de la sede bancaria.

El otro recluso muerto fue identificado como Johnny Rodríguez y el policía como Mario Castro, detalló Rojas.