La FIFA pidió hoy explicaciones a la Federación Inglesa (FA) por las declaraciones de su anterior presidente, David Triesman, en la Cámara de los Comunes, donde denunció que cuatro directivos de FIFA trataron de "sobornar" a cambio de respaldar la candidatura de Inglaterra para el Mundial 2018.

Según informó la FIFA, su secretario general, Jérôme Valcke, envió hoy una carta al presidente de la FA, David Bernstein, en la que le pide un informe completo sobre los comentarios hechos por Triesman y toda la documentación de que disponga relativa al caso, como las grabaciones.

Valcke expresó en su misiva a la FA, la "extrema preocupación de FIFA y su presidente por las últimas acusaciones que cuestionan la integridad de algunos de los miembros de su Comité Ejecutivo en relación al proceso de candidaturas a los mundiales de 2018 y 2022", que organizarán Rusia y Catar, respectivamente.

Triesman denunció ayer en una comisión del departamento de Cultura, Medios de Comunicación y Deportes las peticiones de favor hechas por Jack Warner, uno de los vicepresidentes de la FIFA, el paraguayo Nicolas Leoz, presidente de la Conmebol, Ricardo Teixeira, responsable del fútbol brasileño, y el tailandés Worawi Makudi.

Durante su comparecencia, Triesman opinó hoy que el comportamiento de esos miembros de la FIFA estaba "por debajo de lo que sería éticamente aceptable" y consideró que sus declaraciones "pondrán en evidencia" a la federación internacional de fútbol.

David Triesman, que tiene el título de Lord, dimitió en abril de 2010 como presidente de la FA y como responsable de la candidatura de Inglaterra 2018 tras hacerse pública una conversación en la que sugería que España había ofrecido renunciar a su candidatura al Mundial 2018 (al que optaba junto a Portugal).

El secretario general de la FIFA también envió una carta al periódico inglés "The Sunday Times" en la que pide que le envíe cualquier evidencia sobre los comentarios hechos en el mismo por John Whittingdale, presidente de la comisión del parlamento inglés que investiga el fracaso de la candidatura de Inglaterra al Mundial de 2018.

En concreto la FIFA quiere obtener detalles sobre las acusaciones hechas por el miembro del parlamento inglés en la elección de la candidatura de Qatar.