El Banco de México elevó el miércoles su pronóstico de crecimiento del producto interno bruto a entre 4% y 5% para el cierre del 2011, tras prever un fortalecimiento de la demanda interna.

La proyección anterior del banco central mexicano era que el PIB aumentaría entre 3,8% y 4,8% al final del año.

"Tanto la evolución reciente de la economía, como la de las expectativas de sus principales determinantes, sugieren que en 2011 se podría presentar un crecimiento del PIB de México mayor al previsto", señaló el organismo en su informe sobre inflación respecto al primer trimestre del año.

La estimación de la inflación para el 2011 es de 3%, con un intervalo de variación de más menos un punto porcentual.

El pronóstico de crecimiento económico para el 2012 se mantiene sin cambio, de entre 3,8% y 4,8%.

El Banco de México señaló que si bien ha aumentado la incertidumbre sobre las perspectivas económicas globales, en el país se ha registrado una tendencia positiva de la actividad productiva y el empleo.

"En el corto plazo se espera que continúe el impulso proveniente de la producción industrial en Estados Unidos. Por su parte, diversos indicadores sugieren un fortalecimiento de la demanda interna en México durante el primer trimestre de 2011", consideró en el informe.

La economía del país creció 5,5% durante 2010, por encima del pronóstico oficial y en su mayor incremento en una década.

El crecimiento del PIB para todo 2010 se dio luego de una caída histórica de 6,1% en 2009, en medio de la crisis internacional que llevó a México a ser en uno de los países más afectados en Latinoamérica.