El gobierno criticó la protesta de ex conscriptos que reclaman ser reconocidos como veteranos de la guerra de 1982 contra el Reino Unido por las islas Malvinas y que el miércoles, incluso bloquearon una céntrica avenida.

Sin embargo, se informó a través de la agencia Diarios y Noticias (DyN) que los ex soldados levantaron esta tarde el corte parcial en la avenida 9 de Julio, a la espera de ser recibidos por el ministro del Interior, Florencio Randazzo, donde se buscará una solución a este conflicto.

Unos de los ex soldados, Héctor Arrambide, reiteró a DyN que "ayer fuimos recibidos por el secretario del ministro Randazzo y nos dijeron que hoy a las 17 nos iban a recibir", pero advirtió que "si no tenemos respuesta, cortamos todo nuevamente".

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, dijo a la agencia oficial de noticias Telam que los ex conscriptos que acamparon en una avenida céntrica de Buenos Aires, cortando parcialmente el tráfico, hacen un "reclamo absolutamente inapropiado". Policías y miembros de la Infantería llegaron al lugar donde se agrupaban varias decenas de manifestantes desde el martes por la noche.

Los ex conscriptos sostienen que durante la guerra por la soberanía de las islas situadas en el Atlántico Sur cumplieron funciones de logística y apoyo táctico para las tropas que lucharon en el archipiélago.

"Se los atendió anoche en la casa de gobierno y se les hizo saber que nos parece inapropiado su reclamo. No estamos hablando de ex combatientes, ellos sólo estaban realizando el servicio militar pero nunca estuvieron en la isla", dijo Randazzo.

El funcionario señaló que reconocer a este grupo como veteranos de guerra sería "una afrenta a los ex combatientes, que son 23.000 y reciben tres pensiones mínimas como reconocimiento".

Periódicamente tienen lugar protestas de ex conscriptos que reclaman ser reconocidos como antiguos combatientes y que piden las pensiones que éstos reciben.

En marzo, un ex conscripto reclutado para la guerra pero que no fue a combate se tajeó el pecho con un cuchillo y amenazó con suicidarse frente el Congreso. Finalmente depuso su actitud luego de que un diputado aceptó recibirlo y se comprometió a impulsar en el Parlamento una ley para que él y otros compañeros puedan cobrar el beneficio.

Las Islas Malvinas, a 600 kilómetros del territorio austral argentino, están en poder del Reino Unido desde 1833.