Yovani Gallardo seguía colgando ceros y las alertas de un juego sin hits se activaban. Así que, cuando miró la pizarra del Busch Stadium, el pitcher mexicano de los Cerveceros de Milwaukee sabía exactamente lo que estaba ocurriendo.

Pero era en otro lugar, en Toronto. Ahí era donde Justin Verlander estaba teniendo una mejor salida, con un juego perfecto.

"Durante el juego uno mira los marcadores en las Grandes Ligas y, por algún motivo, los pitchers siempre se dan cuenta de eso", relató Gallardo.

Minutos después que Gallardo permitió su primer hit contra San Luis, Verlander concedió una base por bolas a un bateador de Toronto. Fue la única libertad del as de Detroit mientras lanzaba el segundo no hitter de la semana en las mayores.

En el momento que Verlander, con su recta de casi 100 millas por hora, completó lo que el dominicano Francisco Liriano logró cuatro días antes, el sello de esta campaña era indiscutible.

Este es el Año del Lanzador Segunda Parte. El Rey Félix y demás monarcas de la lomita gobiernan despóticamente.

"Los días de lanzamientos de softbol se acabaron", afirmó el manager de los Tigres Jim Leyland.

Según STATS LLC, los números de jonrones, hits y carreras anotadas han declinado más del 7% con respecto el pasado mayo. Y no hay que olvidar que la ofensiva de 2010 fue la más baja desde comienzos de la década de los 90.

Pitchers establecidos como Félix Hernández, Tim Lincecum, Josh Johnson y Trevor Cahill dominan a voluntad, ahora acompañados por nuevos talentos como Jaime García, Max Scherzer y Justin Masterson. Entre todos, han sumido en prolongadas malas rachas a Albert Pujols, Magglio Ordóñez, Adam Dunn y otros toleteros.

¿Alguna sugerencia por parte de los bateadores?

"Tal vez deban mover hacia atrás el montículo", bromeó el catcher de Florida John Buck.

"El béisbol está evolucionando, quizás volviendo a una forma más tradicional. Siempre encuentra un balance, sin importar la era, esteroides o la que sea. El béisbol siempre consigue un balance. Es algo natural", añadió.

Una temporada después que Roy Halladay lanzó dos de los seis juegos sin hits de 2010, pareciera que cada día tiene a alguien coqueteando con una obra maestra.

Ya van 13 ocasiones de un juego sin hits hasta el séptimo episodio, de acuerdo con STATS LLC. En 2006, cuando la temporada comenzó en el mismo momento, sólo se habían dado tres de esas situaciones a esta altura.

Tim Hudson y Dan Haren también han lanzado juegos de un hit. Cliff Lee ponchó a 16 en otro, pero perdió porque Derek Lowe de Atlanta trabajó sin hits hasta el séptimo.

"No es que los equipos se pongan a conspirar y decidan no batear", dijo el cerrador de Colorado, Huston Street. "Todo tiene patrones. Creo que vivimos en esta era de la información donde es fácil compararlo todo y establecer alguna proporción y decir: 'esta es la semana del juego sin hit'. Antes, la gente se reía de esto".

Hay numerosas teorías sobre lo que está pasando.

— El mayor uso de la recta cortada, la que quiebra los bates.

— La prioridad para seleccionar en el draft a lanzadores que ya están bastante pulidos.

— El énfasis en jugadores atléticos en funciones defensivas.

— Los avances de las tecnologías de video y mejores técnicas de entrenamiento y tratamiento de lesiones.

Algunos apuntan a los controles antidopaje que se pusieron en vigor para acabar con el consumo de esteroides y anfetaminas. Otros no están tan seguros que esa sea la razón principal.

"Los lanzadores también tienen que someterse a las pruebas, así que no se puede apelar a ese argumento", indicó el manager de Oakland Bob Geren.

Una semana después que los Medias Blancas fueron maniatados por Liriano, el primera base de Chicago Paul Konerko ofreció una explicación más sencilla.

"Creo que se debe a mucha coincidencia", dijo.

Esto le parece lógico a Kevin Correia, quien el año pasado anduvo mal con San Diego pero que ha arrancado estupendo con Pittsburgh. Tuvo un juego sin hits hasta el sexto inning contra Milwaukee antes de perder.

"El año pasado fue el año del pitcher y a mi me fue mal o no fue un año tan bueno", aseguró.

"Con el clima tan malo al comienzo del año, creo que es más fácil lanzar en malas condiciones que en vez de batear. Creo que los papeles se invertirán en algún momento", dijo.

Ese es su pronóstico. La lluvia y la nieve han incidido con 19 postergaciones, apenas a dos del total del año pasado.

En otro sentido, Andre Ethier no pierde el sueño. Le ha ido bien tras una racha de 30 juegos bateando de hit con los Dodgers de los Angeles.

"No soy de los que están en los análisis", señaló. "No me voy a poner a sacar cuentas y mirar estadísticas y ver cuáles suben o bajan".

Para el manager de los Dodgers Don Mattingly, todo es fácil de entender.

"El pitcheo anula el bateo. Así de simple", dijo.

Y eso se da en el comienzo de un juego o en su final.

"Pareciera que todo el que te toca del bullpen lanza 95 (millas). Todos los abridores tienden a tener un repertorio dominante en vez de lanzar fino", comentó el tercera base de los Padres Chase Headley.

Más lanzadores completos, más juegos completos: 35 hasta ahora, según STATS LLC, por encima de los 29 a esta fecha el año pasado (la campaña comenzó una semana más temprano) y sólo 20 en 2006.

Verlander resaltó a Jered Weaver, Lincecum, Hernández y otros aces.

"Es una de las mejores camadas de lanzadores en años", dijo año. "No son sólo lanzadores calidad, sino estrellas que ha surgido de esa camada de hace cuatro o cinco años".

Steve Stone, el comentarista de televisión de los Medias Blancas que fue el Cy Young de la Liga Americana en 1980 con marca de 25-7 con Baltimore, evocó un año en el que los lanzadores realmente abrumaron.

"En 1968, (Bob) Gibson tuvo efectividad de 1.12, (Luis) Tiant tuvo 1.60 en la Liga Americana, Denny McLain ganó 31 juegos y tuvieron que dejar el montículo en las 10 pulgadas (24 centímetros) porque el dominio de los lanzadores era tan fuerte. Desde entonces, cada decisión que se tomó fue en beneficio de los bateadores. Los parques son más pequeños, la zona de strike más minúscula y los bateadores con todo tipo de protectores", dijo Stone.