Brasil y Venezuela destacaron el martes los avances en la mediación en Honduras para propiciar el regreso del depuesto ex presidente José Manuel Zelaya y la reincorporación del país centroamericano a la comunidad interamericana.

Los ministros de Relaciones Exteriores Nicolás Maduro, de Venezuela, y Antonio Patriota, de Brasil, se mostraron optimistas sobre la posibilidad de alcanzar un entendimiento con el presidente hondureño Porfirio Lobo que permita el regreso de Zelaya, aunque urgieron mantener la paciencia para que la mediación llegue a buen puerto.

Maduro informó a su colega brasileño de la gestión que realizan los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y Venezuela, Hugo Chávez, con las autoridades hondureñas para superar la crisis creada con el derrocamiento de Zelaya en junio de 2009.

"Los dos presidentes están realizando (una mediación) para el regreso del ex presidente Zelaya y los exiliados a Honduras, está avanzando en los cuatro puntos que el presidente Lobo se comprometió a asumir", dijo Maduro a periodistas.

Precisó que los puntos en discusión son el cese de la persecución a Zelaya y sus partidarios, garantías de convocatoria a un proceso constituyente, respeto a los derechos humanos e investigación de posibles abusos y garantías de participación en la vida política del líder derrocado y las fuerzas que lo acompañan.

Maduro se reunión con Patriota el día en que Chávez tenía previsto encontrarse en Brasilia con la mandataria brasileña Dilma Rousseff, pero canceló el viaje a causa de una lesión en su rodilla izquierda.

"Se han dado avances en el punto del cese a la persecución del ex presidente Zelaya, aunque el presidente Zelaya considera que falta avanzar más. Se está avanzando de manera integral en los cuatro puntos", explicó el canciller venezolano.

Patriota consideró que el texto en negociación podría convertirse en un acuerdo entre el presidente Lobo y el ex presidente Zelaya, el cual podría conducir a la reincorporación de Honduras a los foros regionales.

"Lo que (los mediadores) sugieren es que no haya una precipitación excesiva, que se dé la negociación. El hecho de que están conversando ya es un hecho positivo", comentó el ministro brasileño.

Agregó que "estamos apoyando esos esfuerzos que pueden producir resultados positivos para normalizar la situación de Honduras".