El presidente surcoreano, Lee Myung-bak, invitará al líder norcoreano, Kim Jong-il, a una cumbre multilateral en Seúl en 2012 a la que acudirá el presidente de EEUU, Barack Obama, si se compromete a cerrar sus programas atómicos.

Lee realizó el anuncio a última hora de la noche de ayer, en Seúl, durante una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana Angela Merkel.

"Ofrezco invitar al Presidente Kim Jong-il a la Cumbre de Seguridad Nuclear el 26 y 27 de marzo del año que viene si Corea del Norte acuerda con la comunidad internacional que será firme y honesta a la hora de dar por terminados sus programas nucleares", dijo Lee, citado por la agencia Yonhap.

El año que viene, unos 50 dirigentes de todo el mundo, incluyendo a Barack Obama, asistirán en Seúl a la segunda Cumbre de Seguridad, cuya primera edición se celebró en EEUU en 2010, para debatir formas de lograr un mundo más seguro sin armas nucleares.

Corea del Norte carga con sanciones internacionales a causa de su programa nuclear y de misiles y su líder, Kim Jong-il, nunca ha acudido a una cumbre internacional con otros jefes de gobierno extranjeros.

La propuesta se ve como un intento para romper el punto muerto en el que se encuentran las conversaciones a seis bandas para la desnuclearización norcoreana, paralizadas desde diciembre de 2008, y las relaciones de los dos vecinos enfrentados desde la Guerra de Corea (1950-53), cerrada con un armisticio y no un tratado de paz.

Las relaciones intercoreanas se mantienen tensas desde el año pasado después del supuesto hundimiento por parte de Pyongyang de la corbeta surcoreana Cheonan y su ataque con artillería sobre una isla del Mar Amarillo que dejó cuatro muertos surcoreanos.

"Corea del Norte debería pedir perdón por sus ataques terroristas. Creo que esta disculpa es un criterio mínimo que garantiza su sinceridad", comentó ayer Lee.

Además, desde que el conservador Lee Myung-bak accediera a la presidencia surcoreana en 2008, Seúl endureció su diplomacia con el vecino del norte.