Una serie de duras críticas de Estados Unidos a la situación de los derechos humanos en China ensombreció el martes los resultados de una reunión anual de alto nivel entre las dos mayores economías del mundo, que fue organizada para resolver diferencias sobre comercio y política exterior.

Al cabo de dos días de conversaciones, las dos partes anunciaron varios acuerdos modestos a fin de aumentar las oportunidades de ventas para empresas estadounidenses en China.

Sin embargo, no hubo avances en una exigencia crucial de Estados Unidos: Que China permita una revaluación más rápida de su moneda ante el dólar.

El asunto de las monedas cobró un nuevo sentido de urgencia para las compañías estadounidenses de la manufactura tras la divulgación de un informe del gobierno chino que mostró un repunte en abril del superávit comercial de China con el mundo.

La secretaria estadounidense de Estado, Hillary Rodham Clinton, dijo el martes a los periodistas en la rueda de prensa al final del encuentro que Estados Unidos había manifestado sus inquietudes sobre diversos temas delicados, como los derechos humanos.

"Discutimos todo, fuera algo sensible para nosotros o sensible para ellos ... incluyendo los derechos humanos", señaló Clinton. "Planteamos muy claramente nuestras preocupaciones".

En una entrevista publicada el martes en el cibersitio de la revista The Atlantic, Clinton afirmó que la situación de los derechos humanos en China era "deplorable" y que la historia está contra los gobiernos que se resisten a la democracia. La entrevista, realizada el 7 de abril, estuvo centrada en las protestas en favor de la democracia que han estremecido al Medio Oriente y al norte de Africa.

Clinton y el vicepresidente estadounidense Joe Biden habían abordado el asunto de las garantías individuales en la primera sesión del encuentro Diálogo Estratégico y Económico. La Casa Blanca informó que el presidente Barack Obama también había expuesto las inquietudes sobre los derechos humanos el lunes por la noche, cuando se reunió con dirigentes de la delegación china.

Hong Lei, vocero de la misión de China, dijo que el consejero de Estado Dai Bingguo respondió a las declaraciones de Obama y afirmó que China ha logrado grandes progresos en la protección de los derechos humanos en los últimos 25 años.

Desde febrero, China ha interrogado o detenido a centenares de abogados, escritores y activistas de los derechos humanos en respuesta a llamados anónimos que son hechos mediante internet para realizar protestas en China. No ha habido manifestaciones.

En cuanto al tema económico, los chinos decidieron profundizar las acciones para cumplir la promesa hecha por el presidente chino Hu Jintao durante una visita a Washington en enero para proteger mejor a las compañías estadounidenses contra la piratería de programas informáticos y otro material con derechos de autor.

También ofreció modificar las normas gubernamentales que, según las empresas estadounidenses, restringen drásticamente su capacidad de competir por los contratos del gobierno chino, a menos que acepten que su tecnología sea disponible para las compañías chinas.

El secretario estadounidense del Tesoro, Timothy Geithner, dijo a los periodistas, "vemos cambios muy prometedores en la política económica de China", pero insistió en la esperanza de que Beijing acelere la apreciación de su moneda frente al dólar.

El yuan ha subido en casi 5% desde que China liberalizó su cotización, y en junio se le permitió retomar la revaluación ante el dólar. Pero las firmas de la manufactura estadounidenses dijeron que el yuan sigue subvaluado hasta en 40%, lo cual abarata las mercancías chinas para los consumidores estadounidenses y vuelve menos competitivos los productos estadounidenses en China.

Los delegados chinos responsabilizaron a las políticas chinas por inflar la brecha comercial, y apremiaron a Estados Unidos a agilizar el retiro de los controles que bloquean la venta de productos de alta tecnología a China. También acusaron a Washington de colocar obstáculos difíciles a las compañías chinas que desean invertir en Estados Unidos.