Barack Obama hará su primera visita el martes como presidente de Estados Unidos a la frontera con México con el objeto de reiterar su exhortación desde una ciudad de la frontera de Texas hacia una reforma de las leyes de inmigración de la nación.

El discurso del mandatario sobre inmigración en El Paso, Texas, será uno más de una serie de eventos presidenciales sobre el asunto.

Obama ha dedicado considerable tiempo al tema de inmigración aunque haya muy escasa posibilidad de que los legisladores republicanos suscriban una ley que allane el camino para obtener la ciudadanía a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados en todo el país.

            La Casa Blanca dijo que el presidente trata de alentar el respaldo del público hacia una reforma de la ley de inmigración a fin de presionar para que el Congreso tome acción.

Los detractores de una reforma señalan que Obama solo trata de obtener mayores adeptos entre los votantes de la creciente comunidad hispana en Estados Unidos.