Inspectores internacionales de la deuda llegaron a Atenas, al tiempo que el país con problemas financieros recaudó 1.630 millones de euros (2.340 millones de dólares) en préstamos a corto plazo de mercados financieros a una marginalmente más elevada tasa de interés que una subasta de deuda similar el mes pasado.

La agencia buscaba recaudar inicialmente 1.250 millones de euros, pero obtuvo más dado que el interés de inversionista era más fuerte — aunque un poco más débil que la subasta del 12 de abril. La venta del martes tuvo 3,58 veces más solicitudes, comparado con las 3,81 veces de abril.

Asimismo, las cabezas de delegaciones del Banco Central Europeo, el Fondo Monetarios Internacional y la Comisión Europea deberán completar la inspección de los esfuerzos griegos de reformar su economía durante las próximas dos semanas. De dictaminar que Grecia cumple con sus criterios, el país sería apto para recibir el quinto lote de préstamos de ayuda financiera de un paquete de rescate con valor de 110.000 millones de euros.

Los préstamos de ayuda financiera del FMI y otros países de la Unión Europea que utilizan el euro salvaron a Grecia del borde de la quiebra hace un año. A cambio, el país ha implementado un estricto paquete de austeridad, incluyendo recortes en los salarios y pensiones del sector público, incremento de impuestos, la apertura de mayor competencia profesional y una revisión al sistema de pensiones.

Sin embargo, han vuelto algunas inquietudes en semanas recientes sobre la capacidad del gobierno para implementar exitosamente las reformas como lo prometió, o lograr su objetivo inicial de volver al mercado de deuda de largo plazo el año entrante, cuando los préstamos de ayuda no serán suficientes para pagar su deuda.

Los ingresos se han quedado rezagados de los objetivos mientras el gobierno se encuentra con problemas para recaudar dinero mediante el incremento de impuestos en un país en recesión. Las tensiones dentro del gobierno y entre los ministros se han vuelto públicas, mientras que los sindicatos montarán de nuevo una huelga general en todo el país el miércoles.

A falta de conciencia entre los inversionistas elevando los costos de préstamos del país a alturas insospechadas en los mercados internacionales — la tasa de interés en bonos a 10 años está a más de 15% — el único mercado abierto para Grecia de manera realista es el de corto plazo.

La subasta se dio un día después de que la agencia calificadora Standard & Poor's degradara la calificación de crédito del país a B de BB, más abajo que el estatus de basura. Grecia deberá apelar a una mora de pago parcial, incumpliendo hasta el 5o% de su deuda, dijo Standard & Poor's.

____

Juergen Baetz contribuyó con este reporte desde Berlín.