El poder físico iba a ser la clave que permitió a los Heat de Miami y a los Thunder de Oklahoma City decidir en tiempo de prórroga sendos triunfos para mantenerlos en control de las eliminatorias de las semifinales de las respectivas Conferencias del Este y el Oeste.

Si los Heat tuvieron que disputar una prórroga antes de conseguir la victoria por 98-90 ante los Celtics de Boston en el cuarto partido, los Thunder necesitaron de tres para imponerse 133-123 a los Grizzlies de Memphis.

En ambos partidos, al final el factor físico iba a ser el que desequilibrase la balanza con dos jugadores claves como fueron el alero LeBron James para los Heat y Russell Westbrook para los Thunder.

James recuperó su condición de estrella y sumó 35 puntos, 14 rebotes, tres asistencias y tres recuperaciones de balón. Anotó 12 de 18 tiros de campo, incluidos 2 de 6 triples, y estuvo perfecto 9 de 9 desde la línea de personal para que los Heat tengan la ventaja de 3-1 en la eliminatoria al mejor de siete.

El protagonismo de James tuvo el apoyo de Dwyane Wade y Chris Bosh, que aportaron 28 y 20 puntos, respectivamente, incluidos cinco para cada uno en la prórroga.

Wade transformó 8 de 18 tiros de campo y 12 de 14 desde la línea de personal, capturó nueve rebotes, repartió cuatro asistencias y recuperó un balón. Bosh añadió a su veintena de puntos 12 rebotes.

La combinación de los "Big Three" de Miami les generó a los Heat una producción de 83 de los 98 puntos y 35 de los 45 rebotes.

El alero Paul Pierce aportó 27 aportó, ocho rebotes, repartió tres asistencias, puso dos tapones y recuperó un balón para ser el líder en el juego individual y de equipo de los Celtics.

Sin embargo, Pierce, que con 41 segundos para el final empató a 86-86 el marcador, luego tuvo la oportunidad de haberle dado la victoria a los Celtics en el tiempo reglamentario de no haber fallado un tiro fácil con el pitido de la bocina y que hubiera cambiado la historia de la eliminatoria.

La fuerza física de Westbrook y el acierto del alero Kevin Durant iban a ser las claves para que al final los Thunder lograsen el ansiado triunfo que les permitió empatar a 2-2 la serie ante los Grizzlies para recuperar la ventaja de campo.

El quinto partido de la serie que disputan al mejor de siete se jugará en el Oklahoma City Arena el próximo miércoles y el ganador de la eliminatoria se enfrentará en las finales de la Conferencia Oeste a los Mavericks de Dallas que ya están clasificados al barrer 4-0 a los Lakers de Los Ángeles.

Después de haber tenido dos oportunidades claras para ganar el partido, antes que concluyese el tiempo reglamentario (96-96) y en la primera prórroga (109-109), al final los Thunder no se dejaron arrebatar la victoria gracias a los seis puntos que anotó Durant en la tercera.

La estrella de los Thunder, que dejaron escapar de nuevo 10 puntos de ventaja (82-92) con 4:56 por disputarse del tiempo reglamentario, fue en parte culpable que no ganase antes el partido su equipo, pero al final se reivindicó en la tercera prórroga y concluyó el encuentro con un 35 puntos y 13 rebotes.

Mientras que Westbrook lo apoyó al ser el líder ofensivo de los Thunder con 40 puntos, cinco rebotes, cinco asistencias y tres recuperaciones de balón en lo que fue el segundo partido consecutivo de la serie que se tiene que decidir en la prórroga.

El escolta James Harden aportó 19 puntos, siete rebotes y siete asistencias para ser el sexto jugador y factor ganador, mientras que el base Daequan Cook llegó a los 10 tantos para ser el cuarto jugador de los Thunder que tuvo dobles dígitos.

El ala-pívot congoleño Serge Ibaka sólo jugó 17 minutos, pero al igual que el resto de sus compañeros terminó con mejor fondo físico para ayudar a la victoria de los Thunder que iban a remontar una desventaja de 18 puntos que tuvieron en la primera parte.

A pesar que el ala-pívot Zach Randolph logró 34 puntos y 16 rebotes, no pudo ser factor en la prórroga decisiva al quedarse los Grizzlies con sólo una canasta en nueve intentos de tiros de campo.

Tampoco el gran partido que realizó el pívot español Marc Gasol, 26 puntos y 21 rebotes, pudo evitar la derrota de los Grizzlies, la primera que sufren en su campo en lo que va de la competición de la fase final.