General Motors (GM) dijo hoy que invertirá unos 2.000 millones de dólares, lo que asegurará unos 4.000 puestos de trabajos, en 17 plantas de montajes y de producción de componentes en Estados Unidos.

El anuncio es una muestra de la confianza que General Motors tiene en la recuperación del sector en Norteamérica después de que el pasado 5 de mayo anunciara beneficios de 3.151 millones de dólares durante el primer trimestre de 2011 gracias especialmente a los resultados en Estados Unidos.

Durante los cuatro primeros meses de 2011, las ventas de GM han aumentado un 24,8 % y en 2010, su primer año de operaciones tras declararse en quiebra durante un mes en 2009, GM ya ganó otros 4.688 millones de dólares.

"Estamos haciendo esto porque tenemos confianza en la demanda de nuestros vehículos y en la economía", dijo a través de un comunicado el consejero delegado de GM, Dan Akerson.

Akerson recordó que "esta nueva inversión se añade a los 3.400 millones de dólares y más de 9.000 trabajos que GM ha añadido o salvado desde mediados de 2009".

La primera inversión, de 131 millones de dólares, se efectuará en la planta de Bowling Green (Kentucky) y añadirá 250 puestos de trabajo para producir la próxima generación del Chevrolet Corvette.

El resto de las inversiones y su cadencia será anunciado a medida que GM finalice la negociación de programas de incentivos con autoridades estatales y locales.