Grecia podría obtener pronto más euros prestados, aunque a cambio de nuevas medidas de austeridad y reformas más penosas, advirtieron el martes los funcionarios europeos.

Un año después de recibir más de 100.000 millones de euros el ayuda del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea, Grecia apenas pueda pagar sus deudas y los inversionistas ven cada vez con más escepticismo que salvo un cambio en las condiciones de pago — una reestructuración de su deuda soberana — sirva de nada.

Para dar al gobierno socialista heleno un respiro, los funcionarios de la UE consideran nuevas ayudas.

Un funcionario de la eurozona dijo que los ministros de Hacienda reunidos desde el lunes en Bruselas podrían anunciar pronto nuevas ayudas, aunque insistieron que no serán adoptadas medidas específicas antes de conocer los resultados de una inspección.

El funcionario agregó que la ayuda potencial "por supuesto que irá emparejada a nuevas condiciones. Nada es gratis".

Un segundo funcionario dijo que los gobiernos de la eurozona desean ver adoptadas más pruebas específicas que las medidas de austeridad prometidas: para combatir la evasión fiscal y privatizar activos públicos.

Ambos funcionarios, que hablaron a condición de guardar el anonimato, coincidieron en que es demasiado pronto para mencionar una suma específica de ayuda.

Si Grecia recibe más ayuda monetaria dependerá del informe de junio que harán los inspectores de la deuda.

La canciller alemana Angela Merkel, cuyo país es el mayor contribuyente a los 110.000 millones de euros (158.000 millones de dólares) prestados a Grecia el año pasado para evitar su bancarrota, dijo que esperará al informe de los inspectores antes de formar su opinión.

"Solamente entonces podré decidir si hay que hacer algo", dijo en Berlín a los periodistas extranjeros.

"Soy una persona que saca sus propias conclusiones solamente cuando ha visto y analizado los resultados y nada cambiará mi actitud. Creo que no haríamos a Grecia favor alguno con alocadas conjeturas y tampoco nos lo haríamos a nosotros".

Los rumores abundan. El viernes, un diario de internet dijo que Grecia desea abandonar el euro, lo que hizo bajar la divisa, antes de que las autoridades griegas y europeas negaran la noticia.

Inspectores internacionales de la deuda llegaron a Atenas, al tiempo que Grecia recaudó el martes 1.630 millones de euros (2.340 millones de dólares) en préstamos a corto plazo de mercados financieros a una marginalmente más elevada tasa de interés que una subasta de deuda similar el mes pasado.

Grecia buscaba recaudar inicialmente 1.250 millones de euros, pero obtuvo más dado que el interés de inversionista era más fuerte — aunque un poco más débil que la subasta del 12 de abril. La venta tuvo 3,58 veces más solicitudes, comparado con las 3,81 veces de abril.

Asimismo, las cabezas de delegaciones del Banco Central Europeo, el Fondo Monetarios Internacional y la Comisión Europea deberán completar la inspección de los esfuerzos griegos de reformar su economía durante las próximas dos semanas.

De dictaminar que Grecia cumple con sus criterios, el país sería apto para recibir el quinto lote de préstamos de ayuda financiera de un paquete de rescate con valor de 110.000 millones de euros.

La subasta se dio un día después de que la agencia calificadora Standard & Poor's degradara la calificación de crédito del país a B de BB, más abajo que el estatus de basura. Grecia deberá apelar a una mora de pago parcial, incumpliendo hasta el 5o% de su deuda, dijo Standard & Poor's.

___

Steinhauser informó desde Bruselas. Juergen Baetz, desde Berlín, contribuyó a este despacho.