El Gobierno chileno evalúa "seriamente" la posibilidad de emitir un nuevo bono de deuda soberana por valor de 1.500 millones de dólares, dijo hoy el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

"Estamos considerando seriamente la emisión de un nuevo bono fuera de Chile, básicamente estamos hablando de 1.500 millones de dólares, que pueden ser en dólares o en pesos", indicó Larraín a los periodistas, tras participar en un seminario organizado por el Banco Mundial.

El jefe de las finanzas chilenas explicó que el riesgo país de Chile ha bajado y las condiciones son propicias para emitir deuda a tasas de intereses convenientes para el país.

El año pasado, el Gobierno colocó bonos soberanos en los mercados internacionales por 1.000 millones de dólares y en pesos chilenos por el equivalente a 520 millones de dólares.

Larraín aseguró que la emisión de deuda soberana no tendrá ningún efecto sobre el tipo de cambio, en unos momentos en los que el peso chileno ha alcanzado su valor más alto en los últimos tres años frente al dólar.

"No vamos a traer un dólar que no necesitemos al mercado local", sostuvo el ministro, quien reconoció que preferiría un tipo de cambio más competitivo para las exportaciones chilenas.

"A mi me gustaría un tipo de cambio más competitivo, sin duda, pero hay cosas que no podemos arreglar y es el problema internacional del dólar", explicó Larraín.

Por otro lado, el ministro de Hacienda anunció que la próxima semana partirá una misión itinerante que se reunirá con responsables de 60 empresas latinoamericanas en Brasil, Colombia, México y Perú para ofrecerles la posibilidad de emitir bonos en divisa chilena.

Según Larraín, en estos países hay un "enorme interés" para emitir bonos en el mercado chileno y daría un impulso a la internacionalización del peso y al mercado financiero en general.