El Fondo Monetario Internacional (FMI) consideró hoy que en América Latina habrá que tomar acciones "en todos los frentes" ante posibles efectos negativos del crecimiento por encima del potencial experimentado por los países de la región.

"Si hace un año subrayábamos los vientos a favor que soplaban gracias al impulso de los precios de las materias primas y las condiciones financieras mundiales en estos momentos la atención debe centrarse en los riesgos de sobrecalentamiento", afirmó David Vergara, del departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

Vergara, secretario de Economía español hasta 2009, se expresó así al presentar el informe "Perspectivas Económicas Regionales" del FMI en el salón de convenciones del Banco Central del Paraguay, en Asunción.

Si bien ponderó el salto dado por la región luego de la crisis financiera global, el experto sostuvo que las políticas monetarias en muchos países "siguen siendo algo expansivas a los niveles reales de crecimiento en inflación".

"Los estímulos fiscales en muchos casos no se han retirado por completo", aseveró Vergara, al señalar que "en el contexto en que nos encontramos la gran pregunta es qué papel deben jugar las políticas macroeconómicas".

Añadió que estas políticas "deben volver a una posición neutra, incluso algo contractivo" en el marco de unas reglas orientadas a "preservar la estabilidad financiera".

"En estos buenos tiempos hay que limitar los riesgo de paradas repentinas o acumulación de desequilibrios", enfatizó Vergara, quien vaticinó que América Latina "después de un crecimiento notable en 2010 moderará el crecimiento en 2011".

En ese sentido considera que la región en su conjunto crecería este año entre un 4,7 ó 5,2 por ciento, después de expandirse el 6,2 por ciento en 2010.