Un abogado de la compañía Chevron debió ponerse a la defensiva el martes mientras argumentaba que era urgente que las cortes protegieran a la compañía de un fallo de 18.000 millones de dólares emitido en su contra en Ecuador por daños a la selva tropical supuestamente causados hace décadas en esa nación.

Dos jueces de un panel de tres integrantes de la Corte Federal de Apelaciones del Segundo Circuito recordaron al abogado Randy Mastro que Chevron en una ocasión se esforzó para que las acusaciones de daño ambiental presentadas en nombre de 30.000 personas fueran escuchadas por cortes en Ecuador en lugar de Estados Unidos, donde se presentaron las demandas por primera vez en 1993.

Las querellas a la larga fueron movidas a Ecuador, donde un juez emitió a inicios del año su determinación contra la gigante petrolera. El panel de apelaciones no dio su fallo de inmediato.

"Abogado", dijo la jueza Rosemary Pooler a Mastro, "ustedes fueron quienes quisieron tratar este caso en Ecuador".

Y el juez Barrington Parker dijo que recordaba haber presidido una audiencia cuando Chevron Corp., con sede en San Ramón, California, estaba tratando de que las demandas fueran trasladadas de una corte federal en Nueva York.

Mastro dijo que Ecuador ha cambiado de manera drástica desde entonces y ahora tiene uno de los peores sistemas jurídicos del mundo.

"Los tiempos han cambiado, honorable juez", respondió Mastro, agregando que las cortes ecuatorianas eran ahora tan malas que rivalizaban con las de Irán.

El abogado repitió argumentos que utilizó exitosamente en meses recientes ante un juez de primera instancia, diciendo que los demandantes en las querellas planeaban que otros países del mundo, incluidos Venezuela y Argentina, decomisaran activos pertenecientes a Chevron para poder "extorsionar" en busca de un acuerdo lucrativo.

Mastro instó a la corte de apelaciones a ratificar una orden del juez federal de distrito Lewis A. Kaplan en Manhattan. La orden impide a los demandantes cualquier intento para cobrar lo determinado en el fallo ecuatoriano al estar pendiente un juicio en noviembre que puede determinar su legitimidad.

Mastro dijo que Chevron necesitaba la protección de la corte porque los abogados de los demandantes ecuatorianos prepararon el año pasado un memorándum sobre cómo decomisar activos de Chevron en todo el mundo una vez que ganaran un veredicto. El fallo es apelado en Ecuador.