Los platillos pequeños han hecho que el español José Andrés obtenga el más grande honor del mundo culinario estadounidense.

El hombre acreditado con haber popularizado las tapas en Estados Unidos, fue nombrado el lunes el chef más distinguido de la nación durante la ceremonia anual de la Fundación James Beard, cuyos premios son equivalentes a un Oscar en la gastronomía.

"La comida es la cosa más poderosa que tenemos en nuestras manos. No sólo los chefs, pero todo el mundo en la comunidad culinaria. El uso adecuado de la comida puede acabar con el hambre", dijo Andrés, tras aceptar el galardón.

El chef se ha llevado elogios por una serie de restaurantes exitosos que ha abierto alrededor del país — en especial Jaleo y Minibar by Jose Andres en Washington, D.C._, con los que desafió la noción de que sólo las grandes porciones dejan satisfechos a los comensales estadounidenses.

Andrés, quien se mudó a Estados Unidos hace 21 años luego de entrenar con el afamado chef catalán Ferran Adrià, creció a las afueras de Barcelona, España.